lunes, 28 de mayo de 2012

HACE 10 AÑOS FALLECÍA DEE DEE RAMONE Su voz es la que hace el característico “uay, ay, iau, io” (o así) entre canción y canción de Ramones en vivo, y sus composiciones están entre las emblemáticas del grupo


dee dee.

El día 5 de junio se cumplen diez años de la muerte de Dee Dee Ramone, quien fuera compositor y bajista del legendario e irrepetible grupo neoyorquino Ramones. El año anterior se había ido el cantante, Joey, y dos años después se fue Jhonny. Una buena excusa para hablar de uno de los grupos más importantes e influyentes de la historia del rock y, por supuesto, para recordar la figura de uno de los artífices de la propuesta y aportaciones a la música del sensacional cuarteto.
El grupo ya había dejado de existir desde mediados de los 90 del siglo pasado, pero la significación, la influencia, la trascendencia y la importancia artística de la banda, curiosamente, no han dejado de crecer. Entraron en el Rock & Roll Hall of Fame, tienen un Grammy por toda su carrera, Joey tiene una plaza con su nombre en Nueva York y sus camisetas se venden mucho más hoy que cuando el grupo existía, de hecho, dicha prenda con el inconfundible logo aparece incluso en películas y series de televisión (incluyendo Los Simpsons) e, increíblemente, muchos adolescentes que la lucen creen que Ramones es una marca de ropa, y se llevan una sorpresa mayúscula cuando caen del caballo y descubren que se trata de un grupo de rock.

El mismo nombre del grupo, Ramones (que debuta en 1974 y lanza su asombroso ‘Blitzkrieg bop’ en el 75), fue idea de Dee Dee; en torno a este asunto circularon varias versiones, alguna muy chocante (como que habían conocido en México a una complaciente chica llamada Ramona), pero parece que fue su admiración por The Beatles la que le llevó al nombre, pues cuando estos eran conocidos como Silver Beatles, Paul McCartney se hacía llamar Paul Ramone. Y es que, en el fondo, en lo que es la esencia musical, los Beatles del principio y Ramones están muy muy cerca, con muchos puntos en común, como canciones de apenas dos minutos, las letras simples y directas, la instrumentación esquemática..., y por encima de todo, la supremacía de la melodía, pues ingleses y americanos siempre dieron la máxima importancia a la parte melódica. Además, en sus primeros discos ninguno de los ocho mostró maneras de virtuoso. Dee Dee supo asimilar ese concepto de canción y lo vertió, como un ingrediente más, en lo que terminaría siendo el origen del punk.

Dee Dee, por otro lado, siempre estuvo en medio de las interminables disputas entre Jhonny y Joey; aquel era conservador y éste progresista, y saltaban chispas entre ellos a la mínima. Además, el guitarrista le arrebató la novia al cantante, algo que los llevó a la ruptura total y a que estuvieran sin hablarse desde 1981 hasta el final del grupo y hasta la muerte de ambos; curioso es que Jhonny tocara sin problemas el tema ‘El Ku Klux Klan se llevó a my chica’, escrito por Joey y dedicado a Jhonny. Dee Dee tenía que aguantar las discusiones, tratar de mediar, convencerles de que había que seguir aunque no se dirigieran la palabra.   

Douglas Glen Colvin (1951-2002) pasó sus primeros años en Alemania, pues su padre (militar) estaba allí destinado. Fue uno de los fundadores de la banda y, posiblemente, tuviera mucho que ver en el aspecto con que irrumpieron en 1976 al editar el impactante (y sorprendentemente fresco a pesar del paso de los años) primer y legendario álbum de Ramones, puesto que era peluquero profesional; es fácil deducir que esos cortes de pelo fueron idea suya. En cuanto al sonido, Dee Dee también tuvo mucho que ver; su pasión por The Beatles se engarzó a la perfección con las influencias que traían Joey y Jhonny, más procedentes de los grupos vocales de chicas de los sesenta, del surf y de los atronadores MC 5. Dee Dee comenzó siendo guitarra y voz del grupo pero tras el primer concierto se pasó al bajo al comprobar que no era capaz de tocar y cantar a la vez. Pero el segundo, con todos en su sitio, ya fue en el legendario CBGB de Nueva York. Uno de los dueños del desaparecido local explicaba que Ramones fue un impacto desde el primer momento, antes de empezar a tocar, pues en aquellos años (1974) todos los grupos iban en plan “paz y amor hermano” y cosas por el estilo, de modo que cuando llegaron Ramones protestando por la suciedad del local o por lo deficiente del equipo de sonido, maldiciendo e insultando, quienes allí estaban quedaron perplejos, desconcertados..., como quien se encuentra por vez primera con algo totalmente nuevo: eso era punk, ellos, su estética, su posición ingenuamente hostil, su sonido. Pero Ramones no sólo ‘inventaron’ el punk-rock (su concierto de julio del 76 en Londres está considerado el pistoletazo de salida al nuevo género en todo el planeta), sino que con sus sucesivos álbumes marcaron el camino para bandas de metal, de hardcore, de speed-metal y de pop-punk; así, no es extraño que cuando a los integrantes de un grupo de estos géneros se les pregunta por sus influencias, el cuarteto de Forest Hills siempre aparece entre los primeros. Y eso por no profundizar en su aspecto, con esas cazadoras de cuero negro, rodilleras del vaquero desgarradas, zapatillas de deporte, pelo largo pero no tanto, ausencia total de barbas o bigote...

Dee Dee tuvo una vida difícil y lastrada por múltiples problemas, sobre todo por el trastorno bipolar que padecía y por su adicción a la heroína (de hecho, murió de sobredosis). La mayoría de los temas emblemáticos de la banda (en los primeros discos de Ramones éstas aparecieron firmadas por todos) son idea suya, e incluso cuando la abandonó siguió componiéndole canciones; también fue rapero (Dee Dee King) y publicó varios discos con unas y otras formaciones transitando así varios géneros musicales. Asimismo también hizo sus pinitos en la pintura y en la literatura.

Una de las anécdotas más recordadas se produjo en el estudio cuando grababan ‘End of the century’ con el genial e irascible Phil Spector como productor; no contento con el riff de bajo que hacía Dee Dee, Spector se lo hizo repetir una y otra vez hasta que después de más de 50 tomas, el bajista dijo que no haría más, que estaba harto; en esto, Spector, haciendo honor a su fama de hombre de armas, le puso una pistola a dos cuartas de la cara y le dijo algo así como “¡tocarás eso todas las veces que yo te diga!”..., el pobre Dee Dee se colgó el bajo y repitió la toma hasta que el iracundo productor quedó contento.   

Fue encontrado sin vida en su casa de Holliwood por su mujer. La heroína lo había desgastado hasta la muerte. Inolvidable el recuerdo de Dee Dee en aquella plaza de toros de Madrid (en 1980 y con Nacha Pop de teloneros), con el bajo a la altura de las rodillas y su encendido “one, two, thre, four” entre tema y tema que no dejaba tiempo ni para respirar’.

¡Hey ho, Let´s go!

CARLOS DEL RIEGO