domingo, 19 de septiembre de 2021

HACE ONCE LUSTROS, EN 1966, EL ROCK COMIENZA A DEFINIRSE CON ÁLBUMES Y CANCIONES PARA LA ETERNIDAD

 


Uno de los mejores discos de los Beach Boys, y el primero conceptual


Uno de los discos de 1966 que sigue vigente

Cada uno de los años de los cincuenta, sesenta y setenta fueron trascendentes en la corta historia del rock. En1966 el rock empieza a definirse, a marcar sus diferencias respecto a otros géneros cercanos. Se publican álbumes de gran influencia y muchos temas que mantienen su vigencia 55 años después. Y la Guerra Fría estaba más caliente que nunca

Hace once lustros la Guerra Fría y la Guerra de Vietnam mantienen el enfrentamiento este-oeste. La carrera espacial parece sumarse a la pugna: a comienzos de año una sonda soviética se convierte en el primer ingenio humano en posarse sobre la luna; unos meses después lo hará la primera estadounidense; y también aquel año muere el genio soviético de la astronáutica, Sergei Korolev. Sigue en Estados Unidos la lucha por los derechos civiles y continúan detonándose bombas atómicas; en la costa mediterránea española chocan dos aviones de EE UU, uno de los cuales pierde varias bombas de hidrógeno desarmadas; para la historia queda la imagen del ministro español Manuel Fraga bañándose allí para demostrar que no había peligro… Inglaterra acoge y gana la Copa del Mundo de Fútbol en una escandalosa final ante Alemania. Eso pasaba en 1966, una año muy fructífero para el pequeño mundo del rock & roll, pues se publicaron álbumes y canciones que perduran a pesar de los años.

El gran Marvin Gaye publicó el magnífico ‘Moods’; Temptions lanzó el ‘Gettin´ ready’, que incluía la primera versión del ‘Get ready’; The Troggs puso en circulación ‘From nowhere’, con ‘Louie Louie’ y ‘Wild thing’, piezas que ellos convirtieron en rock. También salieron aquel año títulos que siguen sonando, como ‘Reach out’ de los Four Tops, ‘Sunny afternoon’ de los Kinks, ‘No milk today’ de Herman´s Hermits, ‘Summer in the city’ de Lovin´ Spoonful, ‘Gimme some lovin’ de Spencer Davis Group, ‘California dreamin’ de The Mamas & The Papas, ‘Hey Joe’ de Jimmi Hendrix… No hay duda, fue un año prolífico, creativo, brillante. Pero si hubiera que escoger cinco elepés…

The Beatles dejaron boquiabierta a la parroquia con el asombroso ‘Revolver’, un álbum innovador, diferente, atrevido, completo. El propio John Lennon declaró en 1972 que el ‘Sageant Pepper’ se considera como el icono del rock ácido, pero que fue en ‘Revolver’ cuando empezaron a experimentar... Las letras ya no son sólo de chico-chica, sino que aparecen otras temáticas, tratadas con madurez y mucho sentido. Este disco genial regaló a la eternidad canciones tan memorables, únicas y emocionantes como ‘Eleanor Rigby’. Y por si fuera poco, aquel año dejaron caer el EP ‘Yesterday’.

Sus ‘rivales’ The Rolling Stones’ también estaban en plena forma y editan ‘Aftermath’, un disco especial que contiene canciones que han formado parte de su repertorio durante estas cinco décadas y media, de hecho, no pocos especialistas señalan este Lp como el punto de inflexión de los Stones. Fue el primero en que todos los temas están firmados por Jagger y Richards, dejando a Brian Jones como el que toca los instrumentos exóticos

Brian Wilson, motor creativo de los Beach Boys, quedó deslumbrado por el álbum ‘Rubber soul’ de los Beatles, publicado el año anterior, de modo que llegó a la conclusión de que la música surf no daba más de sí. Entonces se propuso hacer algo al menos tan bueno como lo que habían hecho los ingleses. De este modo ideó el Lp ‘Pet sounds’, considerado una obra maestra y el primer disco conceptual.

Siguiendo en EEUU, Simon & Garfunkel hicieron su tercer Lp, ‘Parsley, sage, rosemary & thyme’, que contenía varios títulos ya eternos, como la deliciosa adaptación que hicieron del tradicional ‘Scarborough fair’, que suena encantador por más años que pasen. Tardaron tres meses en terminar el álbum a pesar de la brillante composición, arreglos y laboriosa orquestación.

No se puede olvidar el monumental ‘Blonde on blonde’ de Bob Dylan, quien en el 66 ya era un veterano, pues ese era su séptimo elepé, y además, doble. En esta época Dylan no se conforma con ser un cantante folk con letras sociales y comprometidas, sino que se lanza al rock, al soul, al blues, al country, demostrando que lo que importa es tener talento y saber transmitirlo. ‘I want you’ o ‘Just like a woman’ nunca dejan de deslumbrar.

Seguro que no hay aficionado al rock que no reconozca casi todas a la tercera nota.

CARLOS DEL RIEGO.

jueves, 16 de septiembre de 2021

LA QUEMA DE ASTÉRIX Y TINTÍN Y OTROS DESVARÍOS DE CRIATURAS QUE BUSCAN DESFACER ENTUERTOS

 


El fanatismo que ocupa la mente de algunos les hacen ver gigantes donde sólo hay libros

En Canadá han quemado públicamente ejemplares de los tebeos de Astérix, Tintín y Lucky Luke. En Inglaterra un tipo denunció al conductor de un tren porque se dirigió a los viajeros con un “señoras y señores”, considerándose él ‘no binario’ y, por tanto, no incluido en el saludo. Y en otro lugares de occidente hay personas que se sienten medio persona y medio gato o medio perro, y exigen ser considerados ‘transespecie’. Ven gigantes donde sólo hay molinos

Como casi todo el mundo sabe, don Quijote se echó al mundo para buscar entuertos que desfacer. Pero al no encontrarlos, él se imaginaba ver a malvados gigantes, ejércitos amenazadores y majestuosos castillos cuando ante él sólo había molinos, rebaños de ovejas y fonduchos para arrieros. Esto se conoce incluso sin haber leído la genial novela. Lo que nadie podía sospechar es que unos cuatrocientos años después aparecieran malos imitadores del ingenioso hidalgo, los cuales creen ver racistas y machistas donde sólo hay tebeos y saludos tópicos.

Al más puro estilo nazi, unos docentes canadienses decidieron que cómics publicados hace décadas debían ser quemados públicamente por mostrar dibujos y bocadillos (lo que dice el personaje del cómic) que insinúan racismo, sexismo, machismo, supremacismo… Es estúpido explicar que la ficción es ficción, pero aún así puede afirmarse que pocos héroes imaginarios son tan antirracistas, solidarios y luchadores por los oprimidos como Tintín; y pocos personajes jamás dibujados serán tan ingenuos como Obélix. Pero unos cuantos iluminados (e iluminadas) se sintieron seres justicieros, mesías de la única verdad admisible, y arremetieron contra los libros, y luego se fueron (seguro) henchidos de la satisfacción de haber hecho justicia ejecutando a los perversos libros. La lástima es que las páginas impresas, a diferencia de los molinos, no tienen aspas para defenderse.

Pronto se verán en la pira Shakespeare, pues Otelo es un machista celoso que mata a su esposa, y además es moro, lo que demuestra el racismo del autor; y Mark Twain, ya que el malo de ‘Tom Sawyer’ es el Indio Joe, es decir, demoniza al nativo de EE UU; o el propio Cervantes, un hombre violento que tomó parte en sangrientas batallas y ridiculizó y demonizó a los desfavorecidos en ‘Rinconete y Cortadillo’… Por poner tres ejemplos bien dispares.

También hace unos días se hizo con algunos titulares una persona que denunció al maquinista del tren porque saludó a los viajeros con un aséptico “señoras y señores”. El problema es que el fulano o fulana en cuestión se declara ‘no binario’, de modo que no se sintió saludado y sí ultrajado, por lo que presentó demanda, la cual, seguramente, tendrá escaso recorrido. A pesar de ello, la compañía de transportes pidió disculpas y prometió utilizar ‘lenguaje inclusivo’, lo que significa que acepta bajarse los pantalones ante la perspectiva de que los ofendiditos que están a la búsqueda de molinos le monten una campaña en las redes. Cualquiera puede sentirse lo que quiera (faltaría más), pero su sexo le dice lo que es, aunque se diga binario, trinario o cuaternario… Pronto elevarán su voz los ‘transespecie’, que son los que se sienten medio humanos y medio gatos, o medio serpientes, y exigirán que se les tenga en cuenta y se les añada cuando se hable de señoras, señores, no binarios…

Este tipo de persona, en fin, debe experimentar una adictiva sensación de superioridad moral cuando descubre y desvela a la sociedad que el rebaño de ovejas es, en realidad, un peligroso ejército al que hay que combatir con el fuego o con las redes sociales. Como alguien dijo alguna vez, cuando no se tienen verdaderos problemas se buscan, y se encuentran.

Seguro que no tardarán en arremeter gritando algo parecido a “¡Gente descomunal y soberbia!”, o a “¡Non fuyades cobardes e viles creaturas...!”

CARLOS DEL RIEGO.

domingo, 12 de septiembre de 2021

HACE MEDIO SIGLO GEORGE HARRISON ‘INVENTÓ’ EL FESTIVAL BENÉFICO CON EL CONCIERTO PARA BANGLADESH

 


La idea del concierto solidario nació en el verano de 1971 con el Concierto para Bangladesh

Desde entonces se han celebrado infinidad de conciertos y festivales de rock con fines benéficos, pero cuando en agosto de 1971 George Harrison puso en marcha el Concierto para Bangladesh, era una absoluta novedad, algo que no tenía precedentes

Bangladesh era entonces un territorio llamado Pakistán Oriental. En 1970 un ciclón barrió el país y causó decenas de miles de muertos; además, el ejército pakistaní ejecutó sin piedad a todos los que apoyaban la independencia, que llegó en 1971. Ravi Shankar habló a su amigo George Harrison de las condiciones de vida tan terribles de los habitantes del nuevo país. Entonces los dos pensaron que un gran concierto conseguiría no sólo fondos para paliar la desesperada situación de los bangladesís, sino también la atención del mundo.   

Es curioso que fuera precisamente un beatle quien abrió esta puerta que hizo que la música rock (tenida por dura, irreverente y hedonista) apostara desde entonces por la solidaridad; es decir, hasta la idea del concierto altruista, pensado para beneficio de los más castigados por la desgracia, procede de aquel cuarteto de Liverpool. En realidad el primer concierto benéfico de la historia (de que se tenga noticia) se produjo en 1918, y tuvo como beneficiarios a las viudas y huérfanos austríacos de la Primera Guerra Mundial; se celebró en Viena pero, lógicamente, nadie tocó rock & roll…

El ex beatle, sensibilizado y solidario, se involucró hasta las cachas en el proyecto, y consiguió llevar al Madison Square Garden de Nueva York a músicos de primera fila, como Bob Dylan, Eric Clapton, Bandfinger (grupo infravalorado y desgraciado) y Ringo Starr; se intentó reunir para la ocasión a Lennon y a McCartney, pero aquel dijo que no sin Yoko y rehusó un par de días antes del concierto, y Paul alegó que hacía muy poco que Beatles se habían separado y aun había mal rollo…; también participaron otros músicos de menor entidad aunque de enorme prestigio, como Billy Preston o Leon Russell. Así, el 1 de agosto de 1971 dieron dos conciertos en aquel mítico escenario, de los cuales se extrajo un triple álbum titulado simplemente ‘The Concert for Bangla Desh’, que se lanzó a finales de ese año. Acababa de descubrirse una fórmula que, en lo sucesivo, sería repetida una y otra vez con miras de mayor o menor alcance, pero siempre con la música rock al servicio de causas humanitarias.  

Los títulos que contiene el concierto son fáciles de reconocer, pues se trata grandes éxitos en la mayoría de los casos; también son de destacar las múltiples colaboraciones y las mezclas de músicos y bandas en el escenario. El festival y el álbum se abría con una larga interpretación de música tradicional india liderada por Shankar al sitar; al principio se escuchaba con interés y curiosidad, pero a los dos o tres minutos la cosa se antojaba un tanto cargante para oídos occidentales y rockeros por mucho que el oyente ‘entre en el papel’; hoy resulta verdaderamente difícil meterse entre pecho y espalda aquella raga. La película (muy recomendable) refleja muy fielmente tanto el ambiente como lo estrictamente musical. Uno de los productores, el siempre imprevisible Phil Spector, dijo que allí “hubo magia, nadie había visto nunca nada igual”. Shankar afirmó que “fue historia, y una de las más intensas experiencias musicales”. Y George Harrison explicó que “más importante que lo recaudado fue comprobar cómo conseguimos llevar el mensaje a todo el mundo y ayudamos a acabar con la guerra; lo que hicimos fue demostrar que los músicos y el público fueron más humanos que los políticos” (cosa, por otra parte, tan evidente que no precisa demostración).      

En cuanto al asunto del dinero, no faltó la sospecha e incluso el indicio de manipulación y desvío de cantidades. Allen Klein (manager, industrial del ramo y sospechoso en otros casos) nunca mostró cuentas, número de entradas vendidas o dinero recaudado; y aunque se declaró una cantidad, realmente jamás se ha sabido con exactitud el balance de ingresos y gastos; lo único que se sabe es que Klein se llevó la mejor parte. Además, el hecho de que esta iniciativa fuera absolutamente pionera también propició una gran cantidad de fallos de organización. Por otro lado, y aunque el disco no era barato (no fue eximido de impuestos), se vendió muy bien en todo el mundo durante los años setenta, de modo que se calcula que alrededor de 12 millones de dólares terminaron llegando a aquel país. Hoy día, lo que generan el disco y la película se entrega a Unicef a través de la Fundación George Harrison.

En la actualidad se celebran festivales y conciertos con intenciones solidarias en todo el mundo, ya sea para recaudar fondos destinados a paliar la situación de las víctimas de una catástrofe o para llamar la atención sobre cualquier causa solidaria; además, aprovechando la idea, también se organizan otro tipo de eventos lúdicos con fines humanitarios, como carreras populares, concursos, exposiciones… Y todo parte de un concepto que ideó y puso en práctica, seguramente con no poco esfuerzo, George Harrison, que es quien concibe por primera vez la posibilidad de unir el espectáculo, ya sea musical, deportivo o artístico, con un propósito social. Fue una gran idea que ha sido aprovechada y repetida muchas veces.

CARLOS DEL RIEGO.

jueves, 9 de septiembre de 2021

EL NARCISISTA PESIMISTA, MANTENEDOR DE LA LEYENDA NEGRA

 


El narcisista pesimista piensa que sólo hace mal tiempo para él

¿Cuántas veces dicen a diario los españoles eso de “Esto sólo pasa en España”? Frases y expresiones similares se sueltan continuamente y en todo los ambientes con la intención de señalar que lo que sucede en la vieja Hispania es siempre malo, mucho peor que lo que hay en cualquier otro país. Alguien inventó para esta especie de español el término ‘narcisista pesimista’, que es quien se cree lo máximo incluso en lo malo

Sí, por estas tierras se escuchan frecuentemente afirmaciones del tipo de “¡Qué desastre, esto no hubiera ocurrido en otro país”, o “somos un país de charanga y pandereta!” Es el sentir de gran parte de los españoles, que han interiorizado ese convencimiento autoflagelante de que todo lo que ha surgido, sucedido o protagonizado su país es lo peor de lo peor. Para definir tal forma de pensar hubo quien acuñó la locución ‘narcisista pesimista’, la cual señala perfectamente a esa especie de ególatra que tiene que ser el más, aunque, como en este caso, sea proclamar la perversión absoluta de su propio país.      

Esta perversión de la realidad y la historia la pusieron en marcha algunos escritores, intelectuales y personas relevantes del siglo XVIII, primero en países como Francia, Inglaterra u Holanda y luego en España; cierto que bastante antes ya había denostadores de todo lo español muy aplicados, pero ese sentir se dispara y explota a partir de 1714, con la llegada al trono español de los descendientes de Luis XIV, que trataron no sólo de desprestigiar, sino ningunear y borrar todos los méritos de los que los precedieron. La leyenda negra triunfó y triunfa porque hay muchos españoles ‘narcisistas pesimistas’, a diferencia de lo que ocurre en otros países del entorno. Por ejemplo Inglaterra, que impuso el racismo como ley en todos los territorios que colonizó (de Sudáfrica a Norteamérica pasando por la India), que participó en la trata de seres humanos con máxima crueldad (con episodios tan vergonzosos como el del barco ‘Zong’) o que se impuso por la fuerza contra toda lógica y razón (basta recordar las Guerras del Opio), y a pesar de todo nunca ha tenido que combatir leyendas negras. O Francia, cuya famosa revolución acabó con la vida de cientos de miles de franceses discrepantes e inocentes, cuyo emperador auto proclamado invadió media Europa del modo más sangriento (las atrocidades que cometieron en España, muchas veces por pura diversión, así lo demuestran) y cuya acción en la América colonial fue escalofriante (los franceses fueron los primeros que pagaban por cabelleras indias, con precios distintos si eran de hombre, mujer o niño)…, pues tampoco Francia se ha visto acosada por oscuras leyendas. ¿Y por qué no a pesar de presentar tantos ‘méritos’? La respuesta es fácil: porque no hubo ni franceses ni ingleses que asumieran textos, ideas o proclamas contrarias a su país, al revés, rechazaron contundentemente, violentamente, todo lo que acusara a su patria. Pero en España hubo y hay muchos españoles encantados de alinearse con los que la señalan como fuente de males, siendo ésta una postura determinante para que la susodicha leyenda prevalezca y se tenga por certeza histórica contra toda evidencia.

En Francia e Inglaterra (y en Holanda, Italia, Alemania…) tuvo mucho éxito la propaganda antiespañola. Casi es hasta lógico que así fuera, ya que esa literatura (muchas veces procedente de grandes autores) surgía de la envidia, del miedo y de la frustración de verse superado por quien se tiene por inferior. La envidia viene de que España había mostrado a todo el mundo cómo era éste, y eso es algo que la mentalidad de los protestantes no puede asumir: ¡ser superados por un país católico y mediterráneo!; ni tampoco Francia, por la superioridad con que siempre miró al vecino del sur. El miedo a España también fue causa de la gran difusión de los escritos hispanófobos, puesto que durante siglos España fue la máxima potencia, y propagar mentiras sobre ella era una forma de sacudirse ese miedo. Y finalmente impulsó la negra difamación el tremendo desengaño que debieron sentir los que miraban por encima del hombro a España al verse superados por un país tan ‘atrasado’.

La leyenda negra sigue alentando a los ‘narcisistas pesimistas’, que encuentran con nuevos ‘aportes’. Uno de los últimos es sostener la mentira de que ‘España es el segundo país del mundo que más desaparecidos tiene, por detrás sólo de Camboya’. Un embuste burdo y fácil de echar abajo: en la Unión Soviética se llevaban a cualquiera de su casa y desaparecía para siempre, como ocurrió con las purgas, el gran terror, el Holomodor…, cuando agentes del NKVD o el KGB enviaron al paredón o a algunos de los cientos del Gulag siberiano a millones de personas de las que jamás se volvió a saber, simplemente desaparecieron; ¡y qué decir del Gran Salto Adelante o la Revolución Cultural de Mao!, durante las cuales la Guardia Roja sacaba a familias enteras de sus casas, las enviaban a los centros de reeducación o las ‘juzgaban’, ejecutaban y echaban a la fosa anónimamente, en cualquier caso desaparecían sin dejar rastro. Y se podría continuar con los que desparecieron del mapa a causa del imperialismo japonés, o de lo que pasó con los nativos de Australia, EE UU o Canadá, masacrados por sus gobiernos y desaparecidos por cientos de miles durante años. A pesar de las evidencias irrefutables, sigue habiendo muchos españoles que, afectados por el ‘narcisismo pesimista’, defienden la mentira de los desaparecidos.

En fin, tópicos como ‘esto sólo pasa en España’ y similares son los agarraderos más comunes de quienes mantienen viva la leyenda negra, los ‘narcisistas pesimistas’.

CARLOS DEL RIEGO

domingo, 5 de septiembre de 2021

THE CLASH, POLICE, THE SMITHS… ¿POR QUÉ ROMPIERON?

 


The Clash terminó cuando Strummer perdió a su compañero Mick Jones, y porque no quería convertirse en vieja gloria

La vida de los grupos musicales es como todas, tiene principio y fin, aunque algunos la estiren y expriman hasta la última gota. Unos se separan escandalosamente, violentamente, mientras que otros terminan sin meter mucho ruido, casi podría decirse que se desbandan por causas naturales

Separaciones de bandas de rock ha habido siempre y rara vez se producen tras un acuerdo amistoso. Algunas rupturas se produjeron en medio del escándalo, como la de los Beatles (con aquel cuerpo extraño incrustado en la banda), la de Pink Floyd (por culpa de la egolatría infinita de uno de ellos), la de Creedence (por los celos del hermano mayor), la de los Egales (por enfrentamientos abiertos, incluso en escena, de sus guitarristas)…; pero también ha habido desapariciones de bandas que se han producido sin gritos, peleas ni insultos, al menos de cara al público.

The Clash es uno de esos grupos que gustan a todo el mundo (o casi). Además de pioneros del punk, la banda de Strummer y compañía estaba en primera fila en el paso de los setenta a los ochenta, siendo una de las más importantes de su tiempo y, sin duda, uno de los grupos más significados e influyentes. Se tiene por seguro que la principal causa que los llevó a la separación fue el enfrentamiento entre Mick Jones y Joe Strummer, que chocaban en lo creativo, en lo musical y en lo personal. Cierto, pero la sentencia llegó con su último Lp, ‘Cut the crap’ (1985); para entonces Topper Headon y Mick Jones se habían largado, aquel por drogas y éste porque la idea Clash le pareció agotada. Strummer, sin embargo, hizo ese dudoso Lp  pensando en que no necesitaba a su viejo compañero; el resultado es un disco raro y desorientado, con un sonido exagerado y pretencioso y unas letras estúpidas  y superficiales que nada tenían que ver las de sus temas emblemáticos. Al escuchar lo que había hecho, Joe Strummer debió pensar “hasta aquí y nunca más”, pues nunca hubo ni amagos de regreso. Además, su última gira fue con The Who, y al parecer Strummer consideró que se iban a convertir en eso: en viejas glorias, algo intolerable para un punk.      

Tremendos y duraderos éxitos acompañaron a The Police durante toda su trayectoria, que tampoco fue muy larga (del 76 al 84). Pero los roces y desencuentros entre sus tres integrantes fueron cosa habitual desde el primer momento. Cuentan que el considerado su mejor disco, ‘Ghost in the machine’ (1981), lo hicieron cuando peor se llevaban entre ellos; de hecho, entre los asuntos que tratan las letras de ese álbum y el último, ‘Synchronicity, abundan las que hablan de separación y desencuentro. Según el batería Stewart Copeland, Sting se hizo con el control total de la banda y actuaba de modo dictatorial: “parecía enloquecido, y nos dejaba a todos en una habitación sin poder hacer nada” mientras él solo grababa el ‘Ghost…’ Nunca hubo comunicado de separación. Luego se reunieron esporádicamente para recibir premios o para hacer caja.

Un crítico afirmó una vez que “más o menos The Smiths inventó el rock indie”. Se acepte o no, está claro que la voz y letras de Morrisey y la guitarra y partituras de Marr construyeron algo diferente y con mucho carácter en su lustro de vida. Contaba el guitarrista que Morrisey se volvía cada vez “más y más desconfiado”, especialmente en lo que se refiere a (claro) el dinero. Así, el cantante despidió al manager y designó al propio Johnny Marr como gerente (oficio en el que tenía experiencia). Así, el brillante guitarrista se vio “reservando furgonetas y atendiendo a todos los detalles, incluso los más insignificantes; de hecho, nunca he visto una gran banda de rock dirigida por un chaval de 23 años que además es el guitarrista”. Pero es que, a la vez, Morrisey se auto-coronó líder y se hizo con todo el control artístico. “Esto fue lo que realmente rompió el grupo”, afirmó rotundo Marr. Cuando éste se largó dando un portazo, los demás quisieron seguir con un nuevo guitarrista, pero pronto se dieron cuenta de que la cosa no funcionaba, ni en composición ni en sonido, por lo que nunca más publicaron nada nuevo. El tiempo ha demostrado que Morrisey es, además, un auténtico bocazas… que canta muy bien.

Muy de su tiempo eran Frankie Goes to Hollywood, cuyo sonido transporta a los enloquecidos primeros años ochenta del siglo pasado. Inolvidables son, a pesar del tiempo transcurrido, sus irresistibles  ‘Two tribes’ y Relax’; ésta fue prohibida en la BBC, cosa que, lógicamente, la propulsó en las listas. En 1987, después de que su segundo y último Lp, ‘Liverpool’, diera peores resultados que el anterior, Holly Johnson manifestó abiertamente su disconformidad con el sonido, el ambiente y, en fin, con la producción, más previsible, menos loca y mucho más cara. Las cosas llegaron a las manos en 1987, cuando en pleno concierto en Londres, el cantante Holly Johnson (que apenas tenía relación con el resto) y el bajista Marck O´Toole llegaron a las manos detrás del escenario. Después de eso, Johnson se marchó para no volver (aunque volvió para uno o dos shows, pero con el gesto torcido). El sello discográfico (ZTT) le propuso al cantante publicar un disco en solitario, y al negarse lo llevaron a los tribunales, que finalmente dieron la razón al músico.

Estos grupos, que metieron tanto ruido en las listas de éxitos y cifras de ventas, y en las emisoras de radio y televisión, desaparecieron sin mayores aspavientos. Ingleses refinados y repeinados.

CARLOS DEL RIEGO

 

miércoles, 1 de septiembre de 2021

EL CHIMPANCÉ ‘ASESINADO’ Y LA LAGUNA CON PERSONALIDAD JURÍDICA

 


Es conducta habitual que los chimpancés y otros animales maten (y a veces se coman) a los de su especie, crías incluidas, pero no son asesinos despiadados

Una de las tendencias del pensamiento animalista extremo es la humanización del animal, es decir, atribuir al perro, gato o chimpancé el pensamiento o la capacidad de elección, privilegios exclusivos del humano. A la misma altura intelectual está la petición de otorgar personalidad jurídica a una masa de agua

Los principales diarios de tirada nacional daban, con mínimas variaciones, una noticia que decía: “Asesinada brutalmente una cría de chimpancé albino”. Luego contaban que el ataque fue obra de otros chimpancés. En otras palabras, los animales que matan a otros animales los asesinan y, por tanto, todos los carnívoros (mamíferos, reptiles, peces, anfibios, aves, insectos, moluscos…) y muchos herbívoros son asesinos, pues cada día matan. La nota asegura que los simios asesinos acabarían con el bebé albino por “ser diferente o por miedo a lo desconocido”. Todo el que tenga interés sabe que matar crías (y también adultos) es práctica bastante habitual entre los chimpancés independientemente de su aspecto, y que cazan a otros simios para comer y matan congéneres por territorio o por hembras. Es decir, no mataron al albino por ser diferente (la madre también lo era) ni por miedo a lo desconocido (no son capaces de esa abstracción), sino porque su instinto y su bioquímica así se lo ordenaron; el chimpancé o cualquier animal sólo hace lo que tiene que hacer, no pueden elegir matar o no matar. No tienen los irracionales esa capacidad exclusivamente humana aunque muchos humanos se obstinen en atribuir a los animales pensamientos y sentimientos de hombre. Un animal no es bueno ni malo, pues para serlo hay que tener inteligencia y conciencia para elegir, y el simio no tiene.

El león que vence al macho de una manada lo primero que hace es matar a los cachorros para que las hembras entren en celo. El hipopótamo mata a otros hipopótamos en sus peleas territoriales y pisotea crías. ¿Son asesinos esos animales teniendo en cuenta que no pueden hacer otra cosa?

El Mar Menor de Murcia ha sido utilizado como vertedero durante mucho tiempo, por lo que sus aguas están tremendamente contaminadas. Por ello, algunos han creído que para protegerlo de vertidos lo mejor era exigir que esa masa de agua salada adquiera la condición de personalidad jurídica, que viene a ser la ‘identidad jurídica que adquiere una persona, entidad, asociación o empresa para contraer obligaciones y llevar a cabo actividades que generen responsabilidad jurídica’. O sea, para obtener personalidad jurídica hay que ser persona, entidad, asociación o empresa, y la albufera murciana no es nada de eso; y tampoco puede el Mar Menor ejercer actividades ni se le pueden exigir responsabilidades. No es fácil entender que haya criaturas bienintencionadas, aunque erradas y exageradas, que piensen que un depósito de agua tiene que tener personalidad. Más eficaz sería exigir leyes más duras y fuertes multas contra todo el que vierta residuos, sean industriales, sanitarios, personales…

Hace un tiempo una juez argentina sentenció que cierto orangután debía ser considerado ‘persona no humana’, aunque no explicó en qué consistía tal cosa. Seguramente el pensamiento animalista esté convencido de que humanizar a los animales les proporciona condición humana, y por tanto consideración, protección y derechos humanos (aunque no deberes ni responsabilidades). Por la misma razón hay quien cree que dotando de personalidad a una cosa se la protegerá mejor. Sin embargo, ni animales ni cosas serán nunca personas ni tendrán personalidad.

Hay veces que la inteligencia divaga, fabula, y conduce al pensamiento a conclusiones bienintencionadas pero ilógicas, razonamientos que contradicen las propias bases de la razón.

CARLOS DEL RIEGO

domingo, 29 de agosto de 2021

EL (APARENTE) OBJETIVO DE QUIENES HAN DEMANDADO A DYLAN Y NIRVANA: $$$


El chico de la famosa portada, de la que ha alardeado toda su vida, pretende sacar cantidad de pasta por aquel trabajito

Dos demandas recién presentadas acosan a dos grandes nombres de la historia del rock: A Bob Dylan lo acusan de abusos a una menor hace 56 años; y a los integrantes vivos de Nirvana de pornografía infantil por la portada del ‘Nevermind’. Ambas demandas tienen en común que las presuntas víctimas se han tomado su tiempo para denunciar y que se conforman con dinero. Los actuales tiempos de pensamiento inquisitorial y condena social sin juicio ni pruebas facilitan este tipo de intentos.

En realidad ambos casos tienen otra cosa en común: la cantidad de incoherencias y contradicciones de los denunciantes que, sin duda, facilitarán mucho las cosas a las defensas (salvo que aparezcan pruebas). Pero teniendo en cuenta el poder de movilización y convocatoria que actualmente tienen ciertas organizaciones, es fácil que los demandantes saquen tajada.

Se han publicado las fechas de giras y conciertos (incluso los carteles) que demuestran que Bob Dylan no pudo estar en Nueva York en los días que con tanta precisión indica la demandante. Observando el agotador calendario del músico en el ya lejano 1965, se comprueba que es imposible que estuviera en el lugar de los hechos durante mes y medio entre marzo y abril; cierto que algunos días le quedaron libres, pero parece difícil que el artista (que tenía novia y amante) tomara un avión, volara miles de kilómetros, perpetrara los supuestos abusos, tomara otro avión de vuelta… sin que se enteraran ni sus compañeras ni los músicos, representantes, asistentes o el director y el equipo de filmación que lo seguía continuamente para hacer la peli ‘Don´t look back’. Siendo tan fácil acceder a la agenda de Dylan en las fechas señaladas, sorprende que ningún abogado o asesor de la demandante se tomara la molestia de revisar los carteles de las giras para asegurarse de la posibilidad física de los hechos; aquella gira inglesa tiene gran significado, pues en algunos conciertos Dylan fue silbado y abucheado por tocar con guitarra eléctrica. Es posible que, tantos años después, la presuntamente agredida confunda años y meses, pero también es posible que todo sea imaginación y un intento de aprovechar la actual corriente inquisitorial para llevarse algo de los millones que Dylan acaba de cobrar tras vender derechos de canciones.

El otro caso es el del chico de la portada del ‘Nevermind’ (1991) de Nirvana, que ha presentado denuncia por pornografía infantil. Así, acusa a quince personas (con quince anzuelos seguro que alguna pica) de haber perpetrado aquella foto: el fotógrafo, dos miembros de la banda, la viuda de Kurt Cobain…, incluso el antiguo batería, que había dejado el grupo antes de que saliera ese disco; sorprende que no denuncie a sus padres, pues ellos fueron quienes autorizaron y participaron en la toma de la imagen y su posterior publicación (al parecer cobraron 200 dólares por el trabajito del nene). El chaval (hoy con 30) se tatuó ‘Nevermind’ en el pecho, ha alardeado y presumido de aquella foto muchas veces, la ha repetido con motivo de los aniversarios, al parecer era un recurso infalible para ligar… En la demanda asegura que “fue obligado a realizar actos sexuales siendo menor de 18 años”. Podría entenderse que el chico quisiera parte de lo que se ganó y se gana con el álbum en cuestión alegando que su imagen contribuyó al éxito, pero tratar de ingresar acusando de pornografía infantil parece disparate.

Muchos músicos de rock y artistas en general suelen llevar vidas alocadas y excesivas, por lo que la ola de acusaciones de este tipo continuará. Woody Allen fue acusado de delitos muy graves, sin embargo, en el juicio fue contundentemente exculpado. Y contra Michael Jackson hubo dos juicios en los que fue absuelto gracias, entre otros datos, a los testimonios de dos de sus presuntas víctimas, que juraron que el cantante no los había tocado; una vez fue acusado días antes de comenzar una gira, de modo que si hubiera persistido la acusación Jackson no hubiera podido abandonar EEUU, con lo que la compañía aseguradora habría tenido que pagar una millonada, de modo que ésta prefirió ofrecer pasta a la acusación para que retirara la demanda, oferta que el demandante aceptó a los pocos segundos, sin regatear…

No es que no haya indeseables en la esfera artística (habrá igual que en otros ámbitos), pero acusaciones con fundamentos tan escasos no dañan sólo a los acusados, sino también la credibilidad de quienes sí sufrieron las agresiones.

CARLOS DEL RIEGO

miércoles, 25 de agosto de 2021

ANÉCDOTAS INTRASCENDENTES PERO ILUSTRATIVAS DE LOS PRIMEROS AÑOS DE LA NUEVA ESPAÑA

 


Hubo mujeres mexicas que abandonaron a sus aristocráticos maridos para unirse a soldados españoles


Los indios quedaron asombrados con la escalada y descenso por el cráter del volcán Popocatepetl (a la derecha) que hicieron los españoles

Las páginas de la Historia están casi totalmente ocupadas por grandes hechos, gestas y todo tipo de ocasiones únicas y trascendentes. Sin embargo, también tienen gran interés sucesos y episodios que, sin la menor repercusión histórica, proporcionan una visión más cercana, una perspectiva ilustrativa e interesante del momento. En la América recién encontrada hubo mucho de ello.

Uno de los capítulos más apasionantes de la aventura de la Humanidad es el que cuenta el encuentro entre dos mundos, el choque entre una sociedad europea que deja el Medievo para entrar en la Edad Moderna y las poblaciones americanas que, en la práctica, siguen en el Neolítico y, por tanto, sin escritura, sin rueda, sin metales… Allí, en la recién descubierta Nueva España, hubo ocasiones decisivas a la vez que anécdotas de poco alcance y mucho interés.

Un hecho de enorme mérito y escasamente conocido es la ascensión al volcán Popocatépetl en busca de azufre para fabricar pólvora. Cortés ya sabía que las armas de fuego no eran imprescindibles en batalla, pues había ganado sin ellas y perdido con ellas; a pesar de todo, en 1521 decidió aprovisionarse de pólvora, y para ello necesitaba azufre. Como si la empresa fuese fácil, el conquistador encargó al salmantino Francisco Montaño, quien aseguraba haberse asomado al cráter del Teide, y a otros bravísimos soldados que escalaran el Popocatépetl, que se descolgaran por la parte interna de su cráter y que recogieran todo el azufre que fuera posible (el zamorano Diego de Ordás había llegado a la cumbre en 1519). Cuando los lugareños se enteraron de los propósitos de los españoles los tomaron por locos: no sólo la ascensión era de extrema dificultad (unos 5.400 metros), sino que también había que contar con el frío, el hielo, la nieve… y claro, con que el volcán estaba activo, pues “echaba grades bultos de humo” (contaba Cortés en sus Cartas de Relación) y emitía gases irrespirables por sus paredes. Una vez en el borde, y tras contemplar el aterrador espectáculo de la lava burbujeante, ataron con cuerdas a Montaño y lo bajaron por el interior del cráter, llenó varios canastos de azufre y luego fue relevado por otro tipo tan valeroso como él, un tal Juan Larios. Al descender la montaña con las cestas de azufre arrebatado al volcán, los indios se arremolinaban y miraban con incredulidad a aquellos locos que no sólo habían llegado a la cumbre, sino que se habían atrevido a meterse en aquellas fauces de fuego. Y lo hicieron con los medios y ‘técnicas de escalada’ de aquellos tiempos. Montaño tardó semanas en sacudirse el miedo que pasó.

En torno a aquellas fechas se produjo otro hecho singular y en cierto modo desconcertante. Siendo Cuauhtémoc el emperador azteca (aunque ya vasallo del emperador Carlos I), pidió a Cortés que les fueran devueltas las esposas a unos cuantos de sus capitanes y notables, pues les habían sido arrebatadas por soldados españoles. Cortés accedió, dejó que las buscaran y que volvieran con sus maridos siempre que ellas así lo desearan. Cuenta Bernal Díaz del Castillo en su ‘Verdadera historia…’ que a pesar de que ellas se escondieron fueron todas encontradas; sin embargo, ya ante el vencedor de Tenochtitlán, sólo tres de ellas pidieron regresar con sus cónyuges mexicas, mientras que las demás eligieron libremente continuar con sus compañeros hispanos (no se señala el número concreto, pero por cómo se cuenta el suceso se deduce que debían ser muchas); además, varias dijeron que se habían ido voluntariamente. ¿Por qué unas mujeres de clase nobiliaria preferirían quedarse con aquellos barbudos cuya lengua no entendían?

Después de la toma de México-Tenochtitlán, la ciudad estaba destruida en gran parte, de modo que Hernán Cortés se propuso no reconstruirla, sino retirar los restos de lo antiguo y edificar una nueva metrópoli. Para lograr tal cosa hubo que traer herramientas adecuadas y enseñar a los indios su manejo. Empezaron por construir carretas y carretillos, es decir, ruedas; cuando los nativos vieron que un solo hombre era capaz de transportar piedras pesadísimas sobre una especie de caja que se apoyaba en el suelo mediante un artefacto que giraba sobre sí mismo, quedaron boquiabiertos, perplejos, pues jamás se habían imaginado una rueda y sus usos infinitos. Igualmente ocurrió cuando vieron cómo funcionaban poleas y polipastos (poleas compuestas) y cuando comprobaron la eficacia de elementos de metal como clavos, martillos o sierras. Explican los cronistas que los indios miraban todo aquello con los ojos como platos, como quien ve novedades maravillosas e insospechadas. Y también los españoles quedaron estupefactos ante la rapidez con que los mexicas y demás pueblos aprendían a usar las nuevas herramientas, y cómo en muy poco tiempo trabajaban como los más expertos y hábiles artesanos, herreros o carpinteros.

Anécdotas con mínima resonancia histórica pero muy ilustrativas para entender mejor lo que ocurría allí en aquellos históricos años.

(Actualización de texto de enero de 2017)

CARLOS DEL RIEGO

domingo, 22 de agosto de 2021

EL HARLEM CULTURAL FESTIVAL, EL ‘WOODSTOCK NEGRO’, POR FIN SE DA A CONOCER

 


El Harlem Cultural Festival de 1969 ya tiene, al fin, su película

El Festival de Woodstock hace décadas que está instalado en la leyenda, a diferencia de su ‘hermano’ negro, el Harlem Cultural Festival (celebrado casi a la vez), que a pesar de que contó con audiencias multitudinarias, es un perfecto desconocido. Hay quien afirma que el ‘Woodstock negro’ fue olvidado y arrinconado a propósito por eso, por ofrecer sólo artistas negros, sin embargo, la principal diferencia es que Woodstock contó con una película que lo difundió y engrandeció, mientras que el festival de Harlem no

Recientemente, tras aparecer un montón de horas de grabación del Harlem Cultural Festival, el cineasta estadounidense Ahmir Thompson (alias ‘Questlove’) se propuso sacar del olvido aquella impresionante manifestación de música , cultura y sentir negros, y lo consiguió, ya que su película ‘The summer of soul’ ya ha sido presentada, aclamada y premiada. Y lo más importante, ha subsanado el grave ‘error cultural’ que suponía la ignorancia en la que aquel evento permanecía desde 1969. Y ello a pesar de la excelente y larga lista de músicos que componían su cartel. El filme ‘The summer of soul’ ha dado a conocer mundialmente aquella tremenda manifestación…, lo mismo que ocurrió con Woodstock.

En realidad hay diferencias importantes entre uno y otro. Uno se celebró en tres días seguidos mientras el otro se distribuyó en seis no consecutivos, a razón de uno por semana; de este modo, al convertirse en una serie de conciertos, perdió la magia de la ocasión única. La asistencia en Woodstock se estimó en no menos de 400.000 personas, siendo un total de 300.000 la del Harlem, sumando las seis sesiones. Otra diferencia es que en uno hubo músicos negros y blancos, y en el otro sólo negros; el público fue de todos los colores en los dos, aunque en el de Harlem eran negros la gran mayoría. 

Pero la principal diferencia está en el cartel. Así, en el de Woodstock lucían los nombres de algunos de los máximos exponentes del rock mundial, además de soul, folk, psicodelia, blues… Jimi Hendrix, The Who, Jefferson Airplane, Joe Cocker, Ten Years After, Joan Baez, Crosby, Stils, Nash & Young, Santana, Canned Heat, Janis Joplin, Creedence Clearwater Revival, Sly & The Family Stone…, así hasta 32; como puede verse, varios negros: Hendrix, Sly Stone o Ritchie Havens, que abrió el festival, además de los chicanos de Santana o el indio Ravi Shankar. Fue un festival multirracial.

Por su parte, el Harlem ofreció exclusivamente artistas negros. Y también hubo auténticas primeras figuras de la música como Stevie Wonder, B B King, Nina Simone, Mahalia Jackson, The Fifth Dimension, David Ruffin (de Temptations), Gladys Night & Pips, Ray Barreto, Herbie Mann, Edwin Hawkins Singers, Hugh Masekela…, 27 en total. Evidentemente el Festival de Harlem propuso un cartel impresionante, sin embargo, el peso de los que conformaron el de Woodstock, objetivamente, parece notablemente superior.

En el año 2017 le ofrecieron a Ahmir Thompson más de 40 horas de grabación con las actuaciones que se sucedieron, a lo largo de seis domingos de julio y agosto de 1969, en el Mount Morris Park de Harlem, Manhattan, Nueva York. Pero mientras el Festival de Woodstock quedó inmortalizado en una película ganadora de un Oscar que lo convirtió en un auténtico símbolo a escala mundial, el Festival Cultural de Harlem (que también fue filmado en gran parte) solo se emitió por una emisora de televisión de Nueva york en forma de dos resúmenes de una hora que, además, nunca volvieron a retransmitirse.

Hubo un grupo que tocó en ambos festivales, Sly & The Family Stone. Y, por causas aun hoy desconocidas, Jimi Hendrix fue vetado en el negro.

Es hora de que también se sepa, se vea y se disfrute el festival de Harlem.

CARLOS DEL RIEGO

 

jueves, 19 de agosto de 2021

EL RETRASO HISTÓRICO DEL ISLAMISMO CAUSA EL ODIO QUE SIENTEN HACIA OCCIDENTE

 


Peor que en la Edad Media

¿Vuelven los talibán?, no, porque nunca se han ido, sino que han estado agazapados, esperando su momento. Casi sin disparar un tiro, los fanáticos islámicos causaron tanto miedo que incluso un ejército organizado y pertrechado huyó al primer turbante con kalashnikov que apareció. Lo primero que han hecho los mulás y sus descerebrados terroristas es perseguir y aniquilar todo aquello que les parezca occidental. ¿Y por qué odiarán tanto a occidente?

Echando un vistazo al devenir histórico de las culturas, casi resulta lógico el estado de subdesarrollo en que vive el pensamiento sarraceno. La cultura occidental está basada en la Democracia y los Derechos Humanos, en conceptos como el respeto al otro, la igualdad o la separación de poderes, y es así porque en el siglo XVIII surgieron en Europa (cuya  cultura y mentalidad tiene raíces judeocristiana y grecorromana) pensadores cuyo pensamiento ascendió hasta alcanzar la Ilustración, la cual es la base de los sucesivos avances filosóficos, culturales y humanos, el pilar imprescindible del progreso lógico de una sociedad cimentada en la razón.

Pero el mundo musulmán no hizo la Ilustración, y a diferencia de otros entornos culturales del planeta, no sólo no la aceptó y asimiló sino que la rechazó: el concepto que la Declaración de Derechos Humanos tiene en las sociedades que progresan no es admisible por la conciencia islamista. Por eso su mentalidad está estancada y por eso no puede tolerar la idea de que todas las personas tienen los mismos derechos; por consiguiente, en su ideario una mujer vale sólo la cuarta parte que un hombre (en un juicio se necesita el testimonio de cuatro mujeres para contrarrestar el de un varón), no soporta discrepancias religiosas e ideológicas y ejecuta, mutila, flagela, lapida, ahorca, decapita. De este modo, sin raíz en la razón y el respeto al otro, la persona se convierte fácilmente en monstruo, en animal irracional, en talibán.

Claro que, pensándolo detenidamente, cabe la pregunta ¿qué ha aportado al progreso, al avance y al beneficio de la Humanidad la cultura y la doctrina musulmanas en los últimos cinco siglos?, la respuesta no puede ser otra: aparte de algunos buenos escritores, nada, absolutamente nada. Algo que sorprende (dicho sea de paso) es que muchos occidentales criados en la vida democrática que permite criticarlo todo, arremeten contra occidente (que no es, dicho sea de paso, la perfección, pues las personas no lo son) a la vez que disculpan, justifican e incluso defienden la violencia de corte yihadista; incluso hay supuestos intelectuales que acusan a España por haber hecho la ‘Reconquista’… Habría que imaginarse dónde estaría la vieja Hispania si Fernando e Isabel no hubieran acabado con los últimos reinos musulmanes y expulsado la ley del Corán. Lo llamativo es que antes de aquel emblemático 1492, los caldeos (como los llamaban entonces) sí que habían ofrecido al resto del mundo grandes aportaciones en navegación, agricultura, arte, filosofía y cultura en general, pero a partir de ese momento, exceptuando el terreno de las letras, el vacío. Mientras, en los quinientos años en los que el campo musulmán no ha producido ni un solo fruto, la cultura de origen grecolatino y moral judeocristiana trajo la Ilustración, que dio lugar a esas bases democráticas que permiten la libertad y el progreso (con todas sus deficiencias); sin entrar en profundidades, son occidentales los avances en arte, en ciencia y tecnología, en medicina y farmacia, en medios de comunicación (del periódico a los móviles) y transporte, y el cine o el rock & roll, el deporte y los Juegos Olímpicos, y conceptos como solidaridad, ecología,  igualdad …, incluso alumbró ensayos filosóficos errados como el comunismo, todo ello fue posible en el entorno de libertad que proporciona occidente y que se originó en la vieja Europa. Y jamás se hubieran producido esos reflejos del progreso si en su momento la furia islamista no hubiera sido frenada y expulsada (Covadonga, Tours, Lepanto, Granada); conviene recordar que el único territorio conquistado por los mahometanos del que luego fueron expulsados es Hispania, la Península Ibérica, el resto de tierras donde entraron un día siguen siendo musulmanas. .

Si esas batallas (y otras) no los hubieran detenido, los fanáticos islámicos hubieran impuesto en Europa su visión liberticida, aberrante de la existencia, lo que hubiera imposibilitado la llegada de aquel movimiento filosófico ligado al enciclopedismo, la Ilustración, el cual abrió las puertas a todos los derechos y libertades imperantes en occidente (al menos en teoría). Si los sarracenos no hubieran sido derrotados en aquellos lugares, gran parte de Europa (si no toda) estaría atenazada por ese retraso intelectual, filosófico y material que es hoy el mundo musulmán, de Marruecos a Indonesia.  

¿Qué europeo, sobre todo europea, preferiría vivir en una Europa vigilada por la sharia como ley suprema?

CARLOS DEL RIEGO

 

domingo, 15 de agosto de 2021

LAS ‘PRUEBAS’ DE QUE ELVIS ESTÁ VIVO

 


El supuesto Elvis durante un homenaje a Elvis en Graceland


Escena de la peli Solo en casa, en la que algunos dicen que Elvis es el tipo de barba de jersey oscuro y chaqueta clara que mira a cámara

Elvis murió el 16 de agosto de 1977, hace 44 años. O eso dice la versión oficial, puesto que existen numerosas teorías, a cada cual más risible y disparatada, que sostienen que Elvis sigue vivo (tendría 85 años), o que al menos vivió después de su muerte oficial. Incluso hay comisiones, páginas web y asociaciones especializadas en esa creencia que presentan ‘pruebas’ irrefutables

Sin duda la figura de Elvis Presley tiene un atractivo irresistible. Además de ser un icono del rock & roll y del siglo XX, ha de poseer algo más, pues eso lo comparte con muchos; sin embargo, sólo él ha inspirado toda una categoría profesional: la de imitador (‘impersonator’) de Elvis, y sólo de él se han conjeturado las más irracionales, descabelladas y divertidas teorías para ‘demostrar’ que sigue vivo  

Realmente basta muy poco para convencer a quien quiere ser convencido. En 2005 su ex esposa Priscilla conversaba en la televisión con Oprah Winfrey. En un momento de la entrevista soltó: “Él también creció pobre, y eso es lo que me dijo el otro día”. Tal afirmación ha sido suficiente para que los teóricos de la falsa muerte de Elvis la tengan en puesto de honor en su lista de ‘pruebas’. Quien finge su muerte no permitiría que alguien conociera su secreto.

Otro ‘indicio’ que para muchos es evidencia está en la lápida del cantante en Graceland, en la que se lee ‘Elvis Aaron Presley’. El caso es que Elvis escribió varias veces su segundo nombre como Aron, por lo que los desconfiados pensaron que el rey no permitiría una lápida con ese nombre. Sin embargo, Elvis quería que se escribiera Aaron, puesto que así fue la voluntad de su amada madre, ya que ésta quería que el segundo nombre de sus dos hijos gemelos casi coincidiera: uno Elvis Aaron y el otro Jesse Garon, que nació muerto. Además, Presley siempre deseó que su nombre se escribiera como en la Biblia, con dos as. En fin, hay que ser muy ‘conspiranoico’ para entender esta nimiedad como prueba.

Capítulo aparte merecen las ‘apariciones’ de Elvis después de agosto de 1977. Una de las más divertidas señala que se le puede ver como extra en una escena de la película ‘Solo en casa (1990). En la imagen se ve a la madre del protagonista (Macauly Culkin) en el aeropuerto hablando con un empleado al otro lado del mostrador. Detrás hay un tipo con barba, con camisa oscura y chaqueta que, dicen algunos, es el mismísimo rey haciendo una de sus misteriosas ‘apariciones’. Incluso aseguran que los ojos y la boca son inequívocamente Presley. Hay que tener imaginación y ganas de creérselo.

Lo curioso es que los advenimientos ‘presleynianos’ no cesan. La página de Faceboock ‘Elvis Presley is alive’ mostró una foto en 2017 que mostraba al rey vivo; dicha fuente informaba que la foto había sido tomada en un homenaje a Elvis en Graceland y en ella se ve al supuesto Elvis con abundante barba blanca, chaqueta negra y gorra; detrás de él hay dos guardias de seguridad que serían sus escoltas… Por más que se mira al barbudo es imposible sacarle algún parecido.

Un año antes se difundió un video, también tomado en Graceland, en el que el jardinero (con pelo largo, blanco y recogido en coleta) se acerca a cámara y levanta dos dedos… Según el canal de You tuve ‘The Shadow’, Elvis envía a sus fans con ese gesto un mensaje, una prueba de vida: “Nos está dando una pista a todos sus leales, nos dice con el signo V que está vivo”. El vídeo se encuentra fácilmente y todo el mundo puede ver a este Elvis...

 Más elaboradas están las teorías que explican lo que ‘de verdad’ ocurrió aquel 16 de agosto. Hay una asociación autodenominada ‘Comisión Presley’ (imitando la ‘Comisión Warren’ que investigó el asesinato de Kennedy) que en 1994 explicó que el rey estaba siendo perseguido por la mafia y, para desaparecer, entró en el programa de protección de testigos. Además, esa comisión afirmaba que lo que se sacó de Graceland en un ataúd fue un muñeco de cera muy bien hecho, que es también lo que se enterró. Y que para que la cera no se derritiera se mantuvo frío el ataúd con un dispositivo con hielo seco y ventiladores escondidos… ¡Qué imaginación!

Uno de los más famosos creyentes y difusores de la creencia es un tal Mickey Moran, quien también está convencido de que decidió desaparecer porque su vida estaba amenazada. Este personaje explicaba que Elvis quería volver después de un tiempo, pero los poderes se lo prohibieron y que por eso de vez en cuando aparece de incógnito.

Otras teorías (Elvis-is alive.com) afirman que Presley deseaba huir del mundanal ruido y que el único modo de hacerlo era fingir su muerte. Para ‘probar’ esta versión explican que poco antes de que fuera encontrado su cuerpo inerte, un helicóptero de color negro sobrevoló Graceland, tomó tierra en la parte de atrás y se llevó a Elvis vivito y cantando a las Islas Bermudas. En cuanto al cuerpo que de todos modos se encontró en el baño, se utiliza la teoría del muñeco de cera.  

Muy famosas son las fotos de Elvis con el presidente Nixon en la Casa Blanca. Hay quien no tiene dudas de que Elvis se convirtió en aquel momento en agente de la DEA (agencia antidrogas); su cometido sería combatir el abuso de drogas, para lo cual el rey abandonó su personalidad, su carrera, sus posesiones, sus familiares y amigos…todo, para actuar como agente secreto. Claro que el primero que se metía en abundancia era él. 

Otra página web dedicada al asunto (en todo caso se demuestra el atractivo de Elvis, vivo o muerto) publicó en 2009 una sensacional ‘información’: Elvis y Michael Jackson viven juntos escondidos en un búnker construido bajo Graceland a todo lujo; tendría hasta siete pisos y allí vivirían algunos otros personajes célebres que están oficialmente muertos.

Disparatadas pero divertidas estas fabulaciones, aunque sí prueban que la figura del rey sigue resultando fascinante.

CARLOS DEL RIEGO

 

miércoles, 11 de agosto de 2021

TRAMPAS, INJUSTICIAS Y DISPARATES DE TOKIO 2020, LOS PEORES JUEGOS OLÍMPICOS

 


Como puede verse, la relevista de la calle 3 tomó el testigo fuera de la zona. con la complicidad de los jueces

Todos los deportistas que participaron en los Juegos de Tokio 2020 hablaron de satisfacción, de experiencia única, de lo especial que son unos juegos, sin embargo, todos tenían uno o varios peros. El vacío de público en las canchas, la ausencia de la interacción y trato con otros deportistas (algo exclusivo de las citas olímpicas), la frialdad en los pódiums… Pero es que hubo algo peor, algo inadmisible: las trampas e injusticias que se vieron en el estadio

No pasarán a la historia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 salvo por haber sido los más feos, los más dudosos e incluso los más tramposos, pues auténticas trampas se perpetraron en la pista de atletismo, y en otras, con la complicidad de los jueces. Hubo grandes carreras, saltos y lanzamientos, pero también decisiones incomprensibles que afearon y ponen en duda la propia competición atlética.

En el relevo 4X400 metros mixto se vio un hecho insólito: el primer relevista de un equipo, chico, entregó el testigo al segundo, chica, unos diez metros fuera del límite de la zona de entrega. Esta irregularidad es motivo de descalificación inmediata en cualquier competición; en principio fueron descalificados, pero luego incomprensiblemente recalificados; ¿la atleta no vio dónde se colocaban sus rivales o pensó que tenía derecho a colocarse donde quisiera? Se permitió que el relevista hombre corriera 410 metros, mientras que el relevista mujer sólo 390, lo que significa una evidente ventaja. Pues los jueces, árbitros y comisarios tragaron. Se impuso el buenismo populista sobre el cumplimiento de las reglas. Trampa, injusticia.

En una serie clasificatoria de los 3.000 metros obstáculos femenino, en un lance de carrera, una participante tropezó con otra y cayó, con lo que perdió toda opción de clasificarse; sin embargo, los jueces determinaron luego calificarla para la final…; pronto el atleta que tropiece con el obstáculo, caiga y llegue a medio minuto del último será repescado para la final. En otra serie, a un participante se le salió la zapatilla, por lo que no entró en los puestos que dan acceso a la final; pero ahí estaban los encargados de hacer cumplir las normas para, traicionando la legalidad, recalificar al descuidado atleta que perdió el calzado él solo, sin que ningún rival le tocase, es decir, la había atado mal, fue culpa suya. En próximas competiciones de máximo nivel será motivo de recalificación el hecho de que el atleta pierda la gorra durante la carrera. Un esperpento irritante.

En la final de salto de altura masculino, dos saltadores superaron la misma altura, 2,37 metros, utilizando idéntico número de intentos (el tercero saltó lo mismo pero necesitó más); entonces, un comisario se acerca y pregunta si quieren desempatar, y ellos dicen que no, que mejor ser oro compartido que arriesgarse a quedar segundo… Lo regulado es que se ponga una altura determinada y si ninguno la salta se baja y se sube hasta que uno falle. Compartir ese oro es como si las selecciones finalistas de fútbol (o cualquier otro), llegado el final del partido acuerden no seguir, ni prórroga ni penaltis, sino que ambas selecciones se cuelgan el oro. Un verdadero fraude, un amaño.

También en la cancha de tenis se vio una falta grave por parte del juez de silla. Se enfrentaban Djokovic y Carreño por el bronce; el serbio, en uno de sus ataques de cólera, lanzó la raqueta a las vacías gradas tras perder un punto, con lo que el juez le sancionó con una advertencia, un ‘warning’; luego, al acercarse a la red en un descanso, reventó la raqueta contra el soporte lateral, de modo que el árbitro le dio el segundo ‘warning’, que automáticamente acarrea la pérdida de un punto. Pero no fue así, al comenzar el juego inmediato, Carreño le recordó al juez de silla que dos advertencias, dos ‘warning’, se sancionan con la pérdida de un punto, por lo que el juego debería comenzar con ventaja del español. El señor de la silla elevada apenas hizo gesto, como si las reglas del juego fueran opinables. Aquello fue un robo. 

¡Y qué se puede decir de las zapatillas trucadas utilizadas por atletas en el estadio olímpico! Se ha permitido el uso de calzado con un dispositivo que ayuda a mejorar el rendimiento, y por eso, resultan sospechosos los no pocos récords del mundo batidos (a veces por el primero y el segundo) y la mejora masiva de marcas mundiales, continentales y personales. Nike ha fabricado un calzado con una placa de fibra de carbono combinada con una espuma muy reactiva, lo que devuelve casi el 85% de la energía en cada pisada, algo que, dicen, da sensación de propulsión. Y todos los que mejoraron registros usaban esas deportivas; otras marcas ponen una placa de carbono más fina, más simple, pero al final viene a ser lo mismo. La cosa está aprobada por la federación, que permite placas de 30 milímetros explicando que es una mejora de tecnología… Es como si un ciclista acumulara energía con cada pedalada, de manera que al llegar el puerto pudiera aprovechar esa energía con un dispositivo que permitiera recuperarla…Estaría bien que en las próximas competiciones, corredores y saltadores usaran zapatillas convencionales para comparar las marcas que se hacen con un calzado y con otro.

Y a todo esto, el COI pensando en convertir en olímpico hasta el juego del escondite.

CARLOS DEL RIEGO