Etiquetas

martes, 22 de mayo de 2012

MANIFESTACIONES Y HUELGAS: INÚTILES MÉTODOS DE OTROS TIEMPOS Decisiones y planes de los gobiernos echan a la calle a miles de personas, pero al final, el poder hará lo que quiera


Herkomer y su 'En huelga', de 1891.
 Tiempos pasados, soluciones pasadas
Se viven días de manifestación, de proclama y pancarta, y se prevén días de huelga y protesta airada. Sin embargo, lo cierto es que casi ninguna manifestación, casi ninguna huelga ha servido nunca para nada, es decir, los gobernantes de turno han seguido adelante con las intenciones por las que los sindicatos convocan a la población.

La manifestación y la huelga son modos de protesta que se antojan muy pasados, muy superados por la actualidad, muy de otro tiempo. Evidentemente el derecho asiste al manifestante y al huelguista, que pueden convocar cuando quieran siguiendo las reglas y cumpliendo sus obligaciones (todo derecho conlleva un deber). Se han manifestado contra esta y aquella guerra, contra gobiernos de todo tipo y condición, contra el terrorismo y contra  grupos terroristas concretos, contra el aborto y contra el maltrato en el ámbito familiar, contra esta o aquella ley..., se han producido caceroladas, encierros, sentadas, concentraciones, huelgas de hambre y, en fin, manifestaciones en el más amplio sentido de la palabra (también las hay a favor de). Pero el resultado casi siempre es el mismo, apenas existe noticia de que esta protesta callejera o aquella concentración hayan hecho cambiar los planes de un gobierno. Además, en las escasas ocasiones en las que el poder da marcha atrás a causa de este tipo de presión, lo que demuestra ante todo es una enorme debilidad, un total descontrol, una evidente indecisión. Y en general, el gobierno que cede a las presiones lo que hace es, en lenguaje coloquial, bajarse los pantalones, y esto es así ya sea ejercida la presión desde la calle, desde instancias políticas o directamente por delincuentes (terroristas, piratas, secuestradores...).

El italiano Pelliza da Volpedo pintó la manifestación
(El cuarto estado) hace más de un siglo
Por otro lado, también es muy propio que los convocantes (sobre todo si son sindicatos o se trata de asuntos políticos) tengan como principal objetivo el éxito de la convocatoria, reunir a cuantos manifestantes sea posible, hacer mucho ruido, demostrar que se trata de un grupo o institución con mucha fuerza de convocatoria, con mucho poder. Es decir, la causa de la protesta queda relegada, sigue siendo el motivo de la misma, pero quienes llaman a la reunión se presentan como triunfadores si han logrado la respuesta esperada aunque sus reivindicaciones no hayan sido atendidas. De hecho, si el éxito de público se produce, recordarán aquel día triunfal y será usado como arma de presión.

Sin embargo, las convocatorias jamás alcanzan cifras similares al número de votos obtenido por el gobierno, por lo que éste puede escudarse en el hecho de que los que se han quedado en casa son muchos más que los que han acudido a la manifestación. Y también pueden utilizar el argumento de que un gobierno tiene que gobernar, que tomar decisiones, que promulgar (o derogar) leyes porque está legitimado para ello; y si hay por qué, se le denuncia donde corresponda.

Tiene que haber otros modos de presionar, seguro. Tal vez a través de las infinitas posibilidades de Internet, sobre todo teniendo en cuenta que hay más comunicación a través de las redes sociales que en las calles, y además, a lo mejor participan más si no hay que salir de casa. Pero seguro que estas posibilidades no son del agrado de los sindicatos, que siguen pensando como hace cien años, que siguen creyendo que soluciones de antaño sirven contra problemas de hoy, y que están integrados por gente que no quiere renunciar a una situación de privilegio.

El objetivo de los convocantes suele ser
la manifestación en sí y su éxito de público
La primera huelga de la que se tiene conocimiento tuvo lugar en el siglo XII a. C. y la protagonizaron los obreros que construían la pirámide de Ramsés III (no eran esclavos, pues estos no podían tocar la tumba del faraón); el motivo era la falta de alimento y otras necesidades básicas incluso en aquella época. Hubo participación masiva con marcha y sentada incluidas, con conversaciones, mediaciones y negociaciones, pero parece que tras no pocas promesas y buenas palabras, los manifestantes no consiguieron gran cosa. Han pasado más de tres mil años, pero cambiando un par de nombres y la fecha, podría ser la crónica de cualquier manifa de hace un siglo y de hoy.   
Carlosdelriego.

8 comentarios:

  1. Cierto que hay otras posibilidades, y muchas, como dices, pero..., como señalas también,NO SON DEL AGRADO DE LOS SINDICATOS, y añadiría que también de partidos políticos .....
    Pasará lo mismo que con los obreros de las pirámides.
    ¡Mira que seguimos igual después de tantos siglos!
    SaludoSantos

    ResponderEliminar
  2. SÍ CLARO LA JORNADA DE OCHO HORAS SE CONSIGUIÓ POR LA BONDAD DE LOS PATRONOS ...

    ResponderEliminar
  3. Menuda gilipollez de articulo derrotista, como se nota que no trabajas en una fabrica, sino ya ibas a ver tu si sirve o sino sirve una huelga para hacer presion a la hora de firmar un convenio (igual no tienes ni puta idea ni de que es eso). Ademas estoy convencido de que te has permitido el lujo de decir todo esto sin haber acudido a una sola manifestacion, porque es lo que suele pasar cuando se habla de algo que no se tiene ni puta idea, que sale un articulo como este.
    Te ilustrare un poco, una huelga general de un dia como tal no sirve para nada porque las empresas ya estan preparadas para ese paron de escasas horas, una huelga para que sea efectiva y que de verdad les duela, debe ser indefinida como la que hicieron los mineros, precisamente por eso los sindicatos se apresuraron a retomar el dialogo con el gobierno (no olvidemos que las cupulas sindicales estan vendidas) en contra de lo que los mineros querian y por eso se estan reavivando los focos de protesta en las cuencas, solo que la mineria no es un sector que si se para, afecte al resto del pais de una manera efectiva, por eso hay que hacer eso mismo pero en todos los sectores y a nivel estatal, entonces ibas a tener ante tus morros el metodo de lucha por excelencia de la clase trabajadora.

    Por cierto contesta si quieres pero tampoco lo voy a leer porque e llegado aqui de pasada buscando otra cosa, y ya no me volvere a meter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer este texto.
      No trabajé en una fábrica pero sí en una empresa de más de 100 trabajadores; hace tres años, al ERE, y luego a la calle; manifestaciones, huelga, concentraciones, sentadas, reuniones..., nada de nada, la empresa no alteró su postura. Acudí a muchas manifestaciones cuando Franco (en Oviedo), y corrí muchos kilómetros delante de los grises, me llevé más de un palo y algún que otro viaje en la "lechera". En el segundo párrafo, de algún modo, me das la razón, pues apuntas la única forma en que la huelga puede dar resultado: los trabajadores contra su empresa; y no siempre funciona, pues a la larga la empresa se suele salir con la suya y el huelguista termina por ser represaliado. En mi reflexión lo que sostengo es que las huelgas y manifestaciones contra gobiernos, contra cualquier tipo de institución pública no da resultado; pregúntate qué gobierno ha cambiado ley o disposición a causa de una huelga o manifa.
      En fin, muchas gracias por leer opinión distinta a las tuya; es una señal de inteligencia.

      Eliminar
  4. Creo que estás desencantado, y lo entiendo.

    El problema no es que no sirvan. El problema es que con seis millones de parados, a una manifestación hoy dia en España acuden 20.000 personas. Eso es falta de conciencia de clase, y si existiera, otro gallo cantaría. El problema es el egoismo y el miedo que reina dentro de la misma empresa y de la sociedad en general, a perder el trabajo, a perder derechos, a perder el favor de los "jefes" a perder a perder. Las grandes revoluciones surgen cuando YA NO HAY NADA QUE PERDER, y entre la plebe se alza un sentimiento de resentimiento y hartazgo ante los poderes fácticos.... que ruedan cabezas.

    Pero estamos aún muy cómodos con nuestra economia sumergida y nuestro "yo no me puedo quejar".

    No te quejes por ti, QUÉJATE POR LOS DEMÁS.

    Un saludo.

    PD. Esta fuente se hace bastante incómoda de leer, por cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes toda la razón, desde hace muchos años entiendo que a los políticos les resbalan las manifestaciones, de hecho, participé en muchas y jamás vi el mínimo resultado; sólo funcionan cuando van contra una empresa concreta que, ante el temor a perder dinero puede hacer concesiones. Yo no sé qué se puede hacer, pero me parece que lo de la gran revolución no lo veremos ninguno de los presentes...
      Un saludo. Ah, también tienes razón con lo de la fuente, por eso en posteriores entradas la hemos cambiado. Gracias.

      Eliminar
  5. No comparto tu opinión. Y con todo respeto, creo que es un actitud pasiva y negativa. Así como has llamado a la Historia para poder sustentar tu idea. Yo te pregunto que si por años la manifestación y la Huelga ha sido un forma de conseguir cosas. tu dices ahora que no sirve de nada....Creo que con la información de la Historia que tu mismo entregaste. Esta invalida automáticamente tu idea.
    Y te hago la ultima pregunta. En el mundo y a lo largo de toda la historia universal. ¿Nombrarme algo que se haya conseguido sin Revolución y pacíficamente, solo conversando?. Yo lo he averiguado. y nada se ha conseguido sin que previamente haya un decontento, un Alegato, una etición, una marcha, una huelga. y tambien y muy desagardabemente hubieron muertes inocentes. Despues de eso, los seres humanos toman conciencia y mejoran un poco lo que se esta pidiendo. Es cosa de ver nada mas ¿como se consigue la independencia de una Nación?, con una guerra. ¿Como se consigue mejor salud?, con enfermos que se mueren. ¿Como Aceptamos al prójimo que viene de otra nación?. Con leyes anti raciales, o si no los matan. todo, se consigue por mdio de la Violencia. Desgraciadamento. Por lo que la opción de Marchas y Huelgas viene siendo la menos mala.
    Esperare la respuesta a la pregunta. ¿Nombrarme algo que se haya conseguido sin Revolución y pacíficamente, solo conversando?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Echevarría: No digo que la violencia no cambiara las cosas (Revolución Francesa o Revolución americana), pero no hablo de estos movimientos; a lo que me refiero es a la situación de democracia y derechos humanos que (en teoría) disfrutamos hoy, situación que invalida todo acto de violencia; las manifas no deben ser violentas, pues si es así se convierten en coacción, en imposición. Lo que defiendo es el hecho de que ningún gobierno ha variado su postura por una manifestación o huelga (otra cosa es el paro de unos trabajadores contra su empresa, caso en el que sí puede dar resultado la huelga). Así, a bote pronto, se me ocurre la Constitución de Cádiz de 1812 (La Pepa), que supuso un enorme avance social en aquella España, y se llegó a ella sin que hubiera huelgas o manifas (en los Episodios Nacionales de Galdós, el titulado 'Cádiz' lo explica fantásticamente). Y por otro lado, muchos otros avances se han producido sin que el pueblo lo demandara, como por ejemplo la Declaración de Derechos de Virginia en 1776 (los colonos exigían la independencia de las colonias, pero nadie pedía nada de derechos humanos); es más, avances tan beneficiosos para el trabajador como la extra de navidad o de verano llegaron a España en los primeros tiempos de Franco, cuando el dictador no permitía ni manifas ni huelgas...
      Muchas gracias por tu interés. Un saludo.

      Eliminar