lunes, 1 de octubre de 2012

LA PRIMERA CIUDAD BOMBARDEADA FUE DURANGO, CASI UN MES ANTES QUE GUERNICA Hace 75 años que se produjeron dos implacables ataques aéreos sobre dos poblaciones vascas; Guernica se quedó con el indeseado protagonismo a causa del cuadro de Picasso, pero poco antes se había producido un ataque similar en Durango, y con más víctimas.

El bombardeo de Durango provocó casi el triple de víctimas que el de Guernica, y se produjo casi un mes antes

Es una idea que va a ser difícil de cambiar: existe la creencia general de que la ciudad de Guernica sufrió el primer bombardeo aéreo sobre población civil de la historia, a consecuencia del cual, aquel 26 de abril de 1937 se produjeron un total de 126 muertos según los últimos estudios de la Asociación Gernikazarra (lejos de los 1.000 ó 3.000 que publicaron los periódicos extranjeros). Sin embargo, la realidad es distinta, puesto que el 31 del mes anterior la aviación italiana había arrojado sobre otra villa vizcaína, Durango, varias toneladas de bombas con un saldo de muertos que casi triplica el de Guernica.

Este tipo de errores no es tan inusual como se piensa. Por ejemplo, al igual que esta ciudad no tiene el triste honor de haber sido la primera en ser rociada con bombas, tampoco casi nadie se acuerda de que el primer presidente de Estados Unidos fue John Hanson, no George Washington.

El caso es que la ciudad de Durango sufrió el 31 de marzo dos pasadas de bombarderos italianos, una a primera hora y otra a media tarde. En total fueron 336 los muertos, muchos de los cuales estaban refugiados en sótanos y otros lugares de dudosa protección que terminaron derrumbándose, otros perecieron en iglesias (mientras se celebraba el oficio) y conventos, e incluso los aviones también hicieron prácticas de tiro contra los vecinos del pueblo cuando huían de aquel infierno. No contentos con la masacre, los bombarderos y los cazas volvieron el día 2 de abril, pero en esta ocasión las víctimas no fueron durangueses, sino los que cayeron muchos de los que estaban en tareas de desescombro y búsqueda de heridos y supervivientes, o sea, bomberos, personal de la Cruz Roja y voluntarios.

El bombardeo de Guernica, por su parte, fue menos sangriento porque la población estaba avisada del ataque (como demuestra la supresión del mercado aquel día y los continuos repiques de campanas). Curiosamente, en esta población de unos 7.000 habitantes no resultaron afectados los objetivos militares evidentes: el puente sobre el Oca, las fábricas de armas y explosivos, los cuarteles…, incluso no recibieron ningún impacto elementos tan simbólicos como la Casa de Juntas o el Árbol de Guernica.

La obra de Picasso se convirtió inmediatamente en un símbolo, de modo que su fuerza visual y su hipnótico poder de atracción y repulsión consiguieron que la creencia general se mantuviera en el error y permanezca.

La ducha de explosivos la sufrieron, desgraciadamente, muchas otras ciudades españolas en 1936-39. De uno y otro bando. Así, España fue el escenario de las primeras pruebas y ensayos de bombardeo aéreo sobre población civil de la historia.
  
CARLOS DEL RIEGO