lunes, 9 de julio de 2012

REVOLUCIONES (SEGUNDA PARTE): PROS Y CONTRAS DE LA REVOLUCIÓN RUSA Y DE INTERNET Tras las revoluciones que cambiaron el mundo en los milenios y siglos anteriores, el siglo veinte mostró dos movimientos muy importantes pero muy distintos, de uno no ha salido nada bueno, y del otro aun es pronto para evaluar consecuencias

Lenin, carismático y elocuente, fue uno de
 los artífices  de la Revolución de Octubre
 y la implantación del comunismo.


La llamada Revolución Rusa se compone, en realidad, de varias revoluciones. A principios de 1917 el pueblo se rebela y consigue el abandono del zar Nicolás II Romanov; a finales de ese año los bolcheviques de Lenin y Trotski dan un golpe de estado contra el gobierno provisional y toman Petrogrado casi sin combatir. La toma de Moscú sí que fue mucho más cruenta; luego, la muy sangrienta guerra civil (blancos contra rojos) y el triunfo de los bolcheviques, quienes no coincidían en absoluto con las pretensiones de los campesinos. Y por fin, a finales de ese mismo año se funda la checa, autodefinida como comisión de lucha contra el sabotaje y la contrarrevolución, sin un protocolo escrito, sin ninguna base legal, sin ningún respaldo judicial; de hecho, alguien dijo a Lenin que la checa era algo así como una comisaría para el exterminio, a lo que éste respondió que sí, que así era, pero que no se le podía llamar de ese modo. Y esta es la primera de las consecuencias de la denominada Revolución Rusa, la instauración de una especie de parapolicía política para perseguir hasta la muerte a los contrarrevolucionarios, a los que no mostraran suficientemente su adhesión y, en fin, para liquidar a quien estorbe aunque ideológicamente no sea discrepante; en pocas palabras, para borrar a quien desee el que mande.


Esta revolución desemboca en el régimen comunista, dando lugar a la aparición de la Unión Soviética en 1922 e inaugurando el primer régimen comunista. Pero ¿qué aportó a la Humanidad esta revolución?, la respuesta es fácil: el comunismo; entonces, ¿qué ha aportado el comunismo a la Humanidad? La respuesta también es fácil: no hay más que echar un vistazo a los resultados obtenidos en los diversos países donde ha estado (o aun está) en el poder.

 La Unión Soviética se colapsó en unos setenta años, en los que la población (excepto las élites) apenas pudo hacer otra cosa que sobrevivir, tratando de escapar del cepo del KGB y arriesgando la vida para huir del ‘paraíso comunista’. Y durante esas siete décadas, la represión masiva produjo millones y millones de víctimas (los afines al comunismo hablan de veinte millones, otros elevan esos millones hasta los 35 ó 40). Y de igual modo en otros países que adoptaron este sistema económico centralizado (comunista) pero con un sistema político cien por cien fascista basado en la persecución hasta la muerte de quien se atreva a discrepar. Llegados aquí, hay que volver a preguntarse, ¿qué es lo mejor que ha aportado el comunismo a la Humanidad?, igualdad desde luego que no, pues en todos los países comunistas siempre hubo privilegiados, riqueza tampoco, pues siempre son países muy atrasados, libertad ni por asomo pues la represión contra el disidente ha sido y es feroz. Y así la URSS, China (se dice que durante el reinado de Mao pudieron ser asesinadas no menos de cincuenta millones de personas, aunque la cifra jamás se sabrá), Corea del Norte, Cuba, Alemania Oriental y el resto de países al este del telón de acero, todos ellos ‘paraísos comunistas’ que, curiosamente, prohibían marcharse, y que no han empezado a progresar hasta que el terror comunista desaparece. ¿Cuál de esos países o de otros donde se impuso el comunismo funcionaron o funcionan?

Leonard Kleinrock es quien definió  

las bases teóricas  de Internet y  
quien primero conectó ordenadores
 vía telefónica



En resumen, a diferencia de las otras revoluciones, la Revolución Rusa no ha traído más que sangre y muerte, sin el menor atisbo de provecho para el género humano.

La más reciente revolución que ha experimentado el mundo es Internet, sin embargo, a pesar de su imparable impacto en todo el planeta, es algo tan nuevo y tan cambiante que resulta imposible tratar de evaluar sus pros y sus contras. Aun así, se puede realizar un esbozo (arriesgado y muy posiblemente erróneo), de lo que está siendo y lo que puede ser. Es evidente que se trata de una herramienta fabulosa, pero al igual que toda herramienta, se puede usar de uno u otro modo. Entre sus ventajas están la inmediatez y la difusión, de modo que una información en Internet dará la vuelta al mundo en segundos, y cualquier obra, idea, texto, imagen, convocatoria o suceso tiene impacto global, permite el envío de todo tipo de documentos y archivos a cualquier lugar al momento, facilita el acceso a la información (a casi toda la información) y, en fin, posee una infinidad de pros que todo el mundo conoce. Por el contrario, es vehículo ideal para la desinformación, la calumnia y la mentira, para la comunicación de todo tipo de bandas y organizaciones delictivas…, asimismo, virtudes como la memoria y el conocimiento empiezan a perder valor, pues con un clic se accede al dato que se necesita, además, nunca se sabe si la información que ofrece es veraz o está manipulada o equivocada, y es un campo de batalla perfecto para el anonimato, para decir, opinar, insultar o simplemente mentir sin tener que dar la cara, sin que se sepa quién está detrás del comunicado. Todo el que maneje Internet podría decir una larga lista de pros, pero también mencionaría algunos contras. Que finalmente la revolución de Internet tenga buen o mal uso es realmente lo importante en las próximas décadas…., aunque a la velocidad a la que va todo tal vez pasado mañana aparezca algo que eclipse a la red.
   
Las revoluciones que han hecho avanzar a la Humanidad, en definitiva, han aportado y han restado en función del hombre, de la persona, que es quien finalmente maneja la herramienta.
          
 
CARLOS DEL RIEGO