domingo, 4 de mayo de 2014

ROCK & ROLL PARA MAMÁ El rock no es ajeno a la figura de la madre, por lo que son cientos, miles, las canciones que se han escrito en torno a las mamás, muchas de ellas memorables


Qué pensaría la señora Scutt de que su hijo fuera una estrella del rock
El crápula de Keith Richards parece más viejo que su madre
 El Día de la Madre no es una celebración inventada por unos grandes almacenes. De hecho, se sabe que en Grecia y en Roma había una fiesta para honrar a las progenitoras. El caso es que en prácticamente todos los países del mundo existe tal festividad. Y en cada sitio se hace según sus tradiciones.  En el planeta del rock no hay un día designado a tal efecto, pero como quiera que los rockeros también tienen mami, raro es el que no ha escrito alguna que otra canción hablando de ella.


El catálogo de piezas de pop, rock y estilos afines en las que la madre es protagonista es kilométrico. Para empezar, tanto Beatles como Rolling Stones trataron la temática maternal. Los cuatro de Liverpool cantaron aquello de ‘Tu madre debe saberlo’ (‘Your mother should know’) para el e.p. ‘Magical mistery tour’ en 1967; escrita por McCartney al armonio, presenta una melodía preciosa, inspirada y absolutamente ‘beatle’; el arreglo está presidido por el piano y tiene algo de psicodélico; el tema habla de que la madre tiene que conocer aquel viejo éxito aunque éste se produjera antes de que ella naciera…, tampoco hay que buscar mucho más, sobre todo teniendo en cuenta que era el tiempo de las alteraciones de la psique.



Jagger y Richards firmaron también más de una en la que filosofaban sobre mamis. ‘Mother’s little helpler’ (del imprescindible álbum ‘Aftermath’, 1965) presenta una visión pesimista de la labor de la esposa-madre-ama de casa, pues la pobre necesita recurrir a esa ‘ayudita’, que no es otra cosa que una pastilla (o dos, o cuatro), para continuar con su trabajo; y además, ‘qué mierda es hacerse vieja’, repite, así que lo mejor es buscar esa ‘pequeña ayuda para madres’, el Valium, que al parecer no era extraño en la dieta de muchas mamás de entonces. La canción es electrizante, muestra el novedoso sonido del sitar (por Brian Jones), con guitarras varias (incluyendo una eléctrica de doce cuerdas tocada como si fuera un slide), con una partitura muy pop y a la vez muy rythm & blues, y un ritmo muy vivo y dinámico. Jagger dijo después que la hizo en plan humorístico y que, por otro lado, “éramos una banda distinta en un mundo distinto”. Para entonces ya les acusaban de escribir demasiado de drogas, e incluso precisamente por eso, de ser ya unos adictos. Sí, eran otros tiempos.

Absolutamente enloquecida es el ‘Mama weere all crazee now’ (escrita intencionadamente con esas faltas de ortografía) de los chalados Slade. Con su tono chillón y son sonido intencionadamente sucio (en parte ideado por el productor Chas Chandler, ex de Jimi Hendrix Experience), el cuarteto la publicó en 1972 y consiguió con ella otro número 1. Habla de que mamá le dijo al chaval que el alcohol no le haría daño, pero mintió, y por eso, ‘todos estamos locos ahora’. El ambiente es etílico, con mucho jaleo y algarabía propia de borrachuzos. Por cierto, al parecer, el productor hizo algunos añadidos en la mezcla definitiva, como el ‘auuuu’ del comienzo, tomado de los ejercicios vocales que el cantante Noddy Holder hacía antes de empezar la sesión.

Otra pieza muy especial que gira en torno al universo madre-hijo es el ‘Crazy mama’ del gran J J Cale, fallecido hace un año. Incluida en su primer álbum en 1972 (aunque escrita un par de años antes), se refiere a la madre que se pasa largas temporadas fuera de casa, de modo que el hijo le pide insistentemente que vuelva con él. Su tono es suave y contenido, la voz de Cale apenas se eleva por encima del susurro, el arreglo es escueto, ligero…, y antes de que uno se dé cuenta…, ya se ha ido otra vez.
Son sólo una pequeña muestra de canciones y melodías escritas pensando en las madres, pero hay más, muchísimas más; por ejemplo el ‘Tie your mother down’ de The Queen (en la que el chico habla de la madre de la chica, que se interfiere en sus asuntos amorosos), el ‘Mother’ de John Lennon (en el que lamenta “tú me tuviste, pero no yo te he tenido”), el escabroso ‘Mama’ de Genesis, el ‘Mamy blue’ que tanto éxito les dio en España y en todo el mundo a los Pop Tops, el trepidante rythm & blues ‘Hey Lawdy mama’ de Steppenwolf (que no hablaba de madres precisamente)…

Y es que, finalmente, madre no hay más que una.     

CARLOS DEL RIEGO