domingo, 13 de abril de 2014

EL ROCK & ROLL ES YA SEXAGENARIO Pues sí, hace sesenta años Bill Haley & His Comets grabaron el primer tema que es, sin duda, cien por cien rock & roll con todos sus elementos reconocibles; ‘Rock around the clock’ inauguró una larga lista de números 1 del nuevo género

Bill Haley & His Comets abrieron la puerta del rock & roll sin que le faltara nada
Como casi todo, es difícil determinar el momento exacto en que nace el rock & roll, es decir, cuándo se grabó la primera canción del género musical que trae de cabeza a millones de personas en todo el mundo desde hace seis décadas. Sí, el rock & roll es ya sexagenario, puesto que fue precisamente en abril de 1954 cuando se grabó el primer tema que contiene todos los ingredientes que se pueden exigir a una composición musical para considerarla rock & roll.


Varias melodías escritas e incluso grabadas con anterioridad a esa fecha presentan algunas características propias del r&r. Se puede apuntar que el ‘The fat man’ (1949) de Fats Domino se sitúa en los inicios de la prehistoria del r&r al mantener el piano esquemas y secuencias fácilmente encuadrables dentro del rock & roll, pero el total dista bastante de lo que será el género; tampoco es descabellado mencionar el ‘Rocket 88’ que hizo Ike Turner en 1951, pero tiene muchísimo más de rythm & blues que de rock, aunque hay partes que se acercan; del mismo modo el ‘Crazy man Crazy’ que Bill Halley escribió, grabó y publicó en abril de 1953, con estructura muy cercana al rock & roll, sin embargo, tiende evidentemente al rockabilly, con slide guitar e incluso un amago del himno sudista en la primera grabación; y así otros títulos que se editaron aun antes de 1955, como el ‘Shake rattle & roll’ o el ‘Rock this joint’ de los Comets de Bill Halley y el ‘That´s allright mama’ de Elvis.

Pero la primera composición que aúna todos los requisitos, recursos, sonido, ritmo e incluso algunos tópicos del rock & roll, que nunca faltarán desde ese momento hasta la actualidad, es el iniciático ‘Rock around the clock’ que Bill Haley & His Comets grabaron el 12 de abril de 1954. Dicen los historiadores que la canción fue escrita a finales del 52 por Freedman y Myers (éste bajo el seudónimo de Jimmy de Knight) basándose en un instrumental popular, aunque también tiene un aire a una del gran Hank Williams (‘Move it on over’, de 1947). La canción se ofreció al grupo de Haley, que la tocó en algún directo e incluso se dice que llegaron a grabarla en una maqueta, pero el productor (Dave Miller) dijo que no, que había que editar algo más parecido al anterior éxito de los Comets, el mencionado ‘Crazy man crazy’. Al poco cambiaron de discográfica, y así llegaron al estudio de grabación (Pythian Temple, de Nueva York) hace justo sesenta años. La primera toma no fue buena, y la segunda se hizo deprisa y a última hora, pues Sammy Davis Jr. esperaba turno a la puerta; se cuenta que la primera edición del single contenía una combinación de una y otra toma. La pieza apareció como cara b del single ‘Thirteen woman’. El rock & roll en su más estricto sentido hacía su aparición en escena… pero nadie se dio cuenta, pues las dos piezas del single, aparecido en mayo de 1954, pasaron totalmente desapercibidas. Paradójicamente el rock  había nacido casi en silencio, premonitoriamente casi en la clandestinidad.

Pero todo cambió gracias a una casualidad, a un capricho del destino. Resulta que por aquellas fechas se estaba filmando la película ‘Blackboard jungle’ (1955) de Richard Brooks (en España se tituló ‘Semilla de maldad’), que iba de un profe que se enfrenta a unos alumnos rebeldes y violentos. A la hora de escoger una música que reflejara los nuevos ambientes adolescentes y juveniles en aquella América de los cincuenta, aseguran que director y protagonista, Glenn Ford, echaron un vistazo a los discos del hijo de éste, Peter, de 10 años, y que les gustó el ‘rock’ de aquel tipo con ricito sobre la frente. La pieza sonaba al principio, en medio y al final de la película, y a pesar de que en los primeros pases muchos cines suprimían la música (“perjudicial para la juventud”, decían), cayó como una bomba entre los ‘teenagers’ estadounidenses, que en pocas semanas la llevaron al número 1 de las listas de éxitos, siendo el primero de su género en ese lugar. Ahora sí, ahora el rock & roll hacía su entrada con verdadero estruendo, algo que nunca más dejaría de hacer. Los jóvenes empezaron a demandar más y más rock & roll (término acuñado, aseguran, por el periodista Alan Freed), sobre todo porque molestaba a sus padres y a los mayores en general. Para entonces ya estaban allí Chuck, Jerry, Little Richard…

Y así, hace sesenta años, hizo el rock & roll su irrupción en el mundo. A partir de aquel momento, el nuevo estilo se convirtió en auténtica pandemia.


CARLOS DEL RIEGO