domingo, 16 de marzo de 2014

CANCIONES PARA EL PADRE En torno al Día del Padre, parece que no queda más remedio que revisar algunas canciones que hablan del padre, hechas para él o en las que él habla. Lógicamente la lista se podría hacer interminable, así que hay que escoger. Aquí un puñado de piezas que tienen al papi como prota.

Cat Stevens (nacido Demetrio y hoy llamado Yusouff) escribió
una de las mejores canciones con padre.
Todo el mundo podría señalar canciones de o para padres. Unas muestran agradecimiento y otras parecen ajustar cuentas con ‘el viejo’, unas hablan de recuerdos y otras ni eso. Una pieza emblemática en este apartado es el fabuloso ‘Father & Son’ que Cat Stevens publicó hace 44 años. La melodía es exquisita, sencilla y con el típico arreglo cristalino y esquemático tan característico del otrora genial cantautor nacido en Londres de padre greco-chipriota y madre sueca, que se llamó Demetrio Georgiou, luego Cat Stevens y actualmente Youssuf Islam. La letra es un diálogo entre el hijo que quiere echar a volar y el padre que le pide calma, el hijo que tiene que marchar y el padre que no, que es mejor que siente la cabeza y se case. Desde la segunda vez que se escucha se puede cantar o tararear…, millones de veces a lo largo de la vida.


The Temptation, los irresistible genios del soul-funk, lanzaron en 1972 el demoledor número 1 ‘Papa was a rolling stone’, firmada por los cerebros de la Motown Barret y Strong. El tono es oscuro desde el primer momento, con un sonido muy de las calles negras de las grandes ciudades americanas en aquellos primeros setenta del siglo XX, con bajo en primer plano que permanece de principio a fin, con guitarras con efecto wah-wah, arreglos de violines, viento, teclados…; la voz es profunda, seria, aunque como hay variedad vocal el ambiente no decae nunca; sí, pieza cien por cien para pista de baile de aquellos años coloridos y disparatados. El texto tiene un tono amargo, triste, pero que sin duda reflejaba una realidad. El chico que no llegó a conocer a su padre pregunta a mamá por qué todos dicen que era un sinvergüenza ladrón, mujeriego, estafador, borracho, embustero…, y ella sólo responde eso de ‘papá era un vagabundo-golfante-holgazán que no nos dejó nada al morir’.

En castellano. El madrileño Carlos Goñi, al frente de Revólver, cantaba a sus padres en el disco y la canción ‘Eldorado’ (1994). Es una pieza densa en la que el ya veterano cantante, compositor y guitarrista madrileño rinde sentido y emocionado a sus padres, que se partieron el pecho día y noche para que tuviera qué comer, pero que nunca dejaban de pasar a darle un beso aunque llegaran a casa de madrugada. El sonido está poderosamente influido por gigantes del rock americano, con ritmo ágil, melodía fácil y arreglos contenidos, salvo el saxo; tiene su corte a la mitad en la que la voz se retiene para señalar que él, desgraciadamente, no aprendió de la experiencia de los viejos. Lo de Los Ronaldos  y su ‘Adios papá’ es menos profundo, de hecho es cien por cien materialista e ingenuamente gamberro…, adolescente.

Giorgio Moroder es, tal vez, el músico italiano más importante del siglo XX. Productor de algunas de las más grandes estrellas del pop y el rock de los últimos cuarenta años, descubridor de estrellas, compositor de bandas sonoras, arreglista, innovador, visionario…, e incluso cantante. Irrumpió aun en los sesenta con su disparatada ‘Looky looky’, y en 1971 publicó el ‘Son of my father’, en el que usaba de la electrónica más vanguardista del momento con una naturalidad contagiosa; llamaban la atención aquellos sonidos extraños, pero no había choque traumático. El mensaje de la canción se centra en el chaval que protesta porque fue moldeado a imagen y semejanza de su padre y dentro del redil, pero no se conforma… No tuvo repercusión hasta que los británicos Chicory Tip la rehicieron un año más tarde y… número 1, por cierto, fue el primer tema que llegó a la cumbre de las listas utilizando sintetizadores. 

Los siempre divertidos, calientes y bailarines Kid Creole & The Coconuts también hicieron una pieza con papi, el ‘Anni I’m not your daddy’, es decir, ‘Annie, yo no soy tu padre’, un título más que explicativo para una pieza irresistible, todo funk, todo calor, con potente sección de viento, percusiones, vocalistas, coro de gogós…

Claro que si esta dice poco, el ‘Papa´s got a brand new pig bag’ (casi como una de James Brown) de Pigbag dice menos: es un instrumental, eso sí, uno de los más trepidantes y poderosos que jamás se han grabado. Fue un grupo británico de los primeros ochenta (hoy siguen tras años de ausencia) que mostraron qué se puede hacer con percusión y sección de metal. Un ritmo y una atmósfera endiabladamente arrolladores, todo ímpetu y vigor, y con solos de trompeta y saxo delirantes.

Papá estará satisfecho.


CARLOS DEL RIEGO