miércoles, 12 de marzo de 2014

PAÍSES DEL CARIBE EXIGEN A EUROPA PAGAR POR LOS AÑOS DE ESCLAVITUD Los dirigentes de quince naciones ubicadas en el Caribe han acordado pedir compensaciones, indemnizaciones, reconocimiento de culpa, cancelación de deuda…, a varios países europeos a los que acusan de haber llevado allí la esclavitud. Es, sin duda, un disparate.

Es paradójico, pero sin los esclavos indecentemente trasladados,
ninguno de estos estaría hoy en el Caribe.
La cosa resulta paradójica. Por un lado, quienes exigen esas reparaciones son los descendientes de los esclavos que las naciones europeas llevaron allí, de modo que si ese traslado y mercadeo indecente de personas no se hubiera producido, todos los que ahora reclaman no estarían donde están . Por otro lado, desgraciadamente los nativos de esas islas caribeñas ya no existen, se han extinguido, la mayor parte de los cuales (entre el 92 y el 96%) murieron a causa de las enfermedades llevadas a América por los europeos.

Asimismo, los reclamantes también atribuyen al colonialismo el retraso social y económico que padecen. Cierto que el colonialismo pasó por encima de muchos derechos, pero también es cierto que todos esos países dejaron de ser colonias hace décadas, habiendo estado desde entonces a merced de sus propios dictadores; además, casi todos esos países han recibido inmensas cantidades de dinero en ayudas internacionales, la mayor parte de las cuales no llegaron al destino para el que fueron enviadas, perdiéndose entre los dedos de los encargados (nativos) de administrar. Asimismo, también se puede argumentar que, sin la llegada de los colonizadores, si América y el resto del mundo jamás se hubieran encontrado, el retraso que padecería todo el Nuevo Mundo sería infinitamente mayor, pues no hay que olvidar que cuando llegaron los europeos todo el continente seguía en el neolítico. ¡Y qué decir de las naciones precolombinas que esclavizaban y sacrificaban a otros pueblos nativos! Los aztecas sojuzgaron cruelmente a vecinos como tepanecas, toltecas, tarascos, mixtecos, tolimecas…, y a los tlaxcaltecas, que se unieron gustosamente a los españoles contra los mexicas. ¿Debería pagar México a Guatemala, El Salvador…?

También exigen los países caribeños una disculpa por la colonización y la ocupación. En este sentido, los países caribeños deberían ponerse a la cola, pues no hay país en Europa (seguro que tampoco en el resto del mundo) que no haya sido atacado, invadido y ocupado varias veces a lo largo de la historia. Por ejemplo España. Debería la vieja Hispania pedir todo esto a fenicios (libaneses) y griegos, a cartagineses (tunecinos) y romanos (que esclavizaron y obligaron a muchos hispanos a enrolarse en sus ejércitos y morir en batallas de toda Europa); y también a los países del centro y norte del Viejo Continente (empezando Alemania), que lanzaron una horda de bárbaros, vándalos, visigodos y demás angelitos a arrasar y quemar para luego quedarse como dueños del territorio; y por supuesto, a los países musulmanes del norte de África y de oriente próximo (como Siria o Arabia Saudí) que entraron a sangre y fuego y aquí se quedaron durante siglos; sin olvidar a los piratas ingleses que estuvieron decenios acosando las costas españolas, y la invasión francesa..., y antes, hacia el siglo VI, también hubo un intento de asalto procedente de Bizancio, que atacó las costas orientales de la península, así que hay que reclamar también a Turquía. En fin, que si todos los países se ponen a exigir reparaciones e indemnizaciones por hechos ocurridos a lo largo de la Historia Universal, el planeta se convertiría en gigantesco juzgado. Con gran regocijo, eso sí, por parte de las grandes firmas de abogados.  
   
Exigen pagos por ‘traumas psicológicos’ de la era de la esclavitud y ayudas para hospitales, escuela, infraestructuras… Eso de ‘exigir’ ayudas no parece tener mucho sentido: si es una exigencia quiere decir que hay base legal para exigir, en cuyo caso no cabe el término ayuda, sino pago, indemnización, compensación…; la ayuda es voluntaria, y si es obligatoria ya no es ayuda. También hablan del genocidio de nativos; cierto que los europeos mataron sin parar, pero la mayoría de los indios caribes murieron por enfermedades llevadas desde Europa; sin embargo, hay que tener en cuenta que tarde o temprano hubieran ido allí europeos o asiáticos, con lo que las epidemias les hubieran llegado con total seguridad; y si hay que reclamar satisfacción económica por los muertos por las epidemias, bueno es recordar que la peste llegó a Europa desde China, así que a los chinos hay que exigírseles compensaciones. 

El absurdo es colosal. Incluso desde un punto de vista legal. Exigir pagos por acciones llevadas a cabo por antepasados de hace siglos es culpar a sus descendientes de los hechos perpetrados por aquellos, lo que es un contrasentido legal, una imposibilidad, un absurdo; si esto tuviera verdadero sentido, los alemanes, todos los alemanes, niños y viejos, serían culpables de genocidio y, por tanto, tendrían que pagar. Lo curioso del caso es que si los países se avienen a pagar, el dinero saldría de los ciudadanos, que por tanto sería condenados por hechos acaecidos hace siglos y de los que, evidentemente, no tienen ninguna culpa.


 CARLOS DEL RIEGO