domingo, 14 de septiembre de 2014

NEIL DIAMOND, GENIAL Y (A VECES) MENOSPRECIADO COMPOSITOR A pesar de su capacidad para crear grandes canciones, Neil Diamond ha sido muchas veces tratado de horterilla por rockeros y fundamentalistas, que siempre lo tacharon de comercial. Pero algo tendrá quien ha escrito tantas y tan excelentes melodías; un gran recopilatorio recoge dos docenas de ellas.

Neil Diamond, un talento que muchos se niegan a reconocer
En muchas partes del mundo y en especial en España, Neil Diamond siempre ha sido considerado como el típico cantante hortera, el solista afectado y melancólico que, vestido de modo disparatado, escribe canciones facilonas pensadas para las listas de éxitos y destinadas a la masa consumidora que se traga lo que le echen sin escoger, sin exigir. Sin embargo, si se mira detenidamente y sin prejuicios su enorme producción, se puede llegar a conclusión muy diferente. Acaba de publicarse un enorme álbum que recoge algunos de los más renombrados títulos del neoyorquino, canciones que, gusten más o menos (o nada), han causado enorme impacto, tienen múltiples lecturas y versiones y, en fin, contienen mucho más que lo que se atisba a primera vista. Sea como sea, es absolutamente innegable el desbordante talento de este hombre para idear textos y melodías con atractivo, para concebir estribillos que irremisiblemente penetran y dejan huella. Igualmente posee una voz profunda, personal y extremadamente modulada y afinada.   


Casi dos docenas de canciones que han traspasado la barrera del tiempo se incluyen en el ‘All time greatest hits’, un disco cuyo contenido puede sorprender, ya que muchos aficionados desconocen que Diamond es el autor de un buen número de melodías que han triunfado en boca de otros artistas, los cuales son inmediatamente citados por quien las escucha sin que se recuerde jamás al que las escribió. Por otro lado, no ha debido ser sencillo escoger esos 23 temas de su colosal e interminable discografía. Así, hay que tener en cuenta que el tipo compuso sus primeras canciones siendo adolescente, con apenas 16 años (ya tiene 73), y que desde entonces no ha dejado jamás de componer y grabar, habiendo publicado hasta la fecha la friolera de ¡31 álbumes de estudio!, el primero de los cuales data de 1966. En cuanto a ventas, cientos de millones.


Este ‘Grandes éxitos de todos los tiempos’ contiene piezas fantásticas que indefectiblemente se identifican con el prolífico autor; en este apartado caben la emblemática ‘Song sung blue’, tal vez la que más pegó en España; la exquisita ‘Sweet Caroline’; ‘América’, que representa como pocas ‘el sueño americano’; la nostálgica ‘September morn’; la magnífica ‘Kentucky woman’ que Neil escribió al ver pasar una hermosa mujer mientras esperaba en el coche; la irresistible ‘Cherry cherry’; la preciosa ‘Play me’ con sus arreglos de cuerda y solo de acústica…  

Además, Neil Diamond es autor de títulos que muchos aficionados reconocerán por las versiones que otros popularizaron. Entre éstas está el ‘Red red wine’, que supuso un enorme éxito para los británicos UB 40, banda que la convirtió en un reggae poderoso, aunque ya brillaba sobremanera en la primera versión que el autor lanzó nada menos que en 1968 (aquel año ya hubo quien grabó su propia interpretación). También se encuentra aquí la apasionadísima ‘Girl you´ll be a woman soon’, cuya revisión más conocida es la que suena en la película ‘Pulp fiction’, a cargo de los Urge Overkill. Sin embargo, su estribillo más universal lo difundieron los angelinos The Monkees, que tocaron el cielo y pasaron a la historia del pop con la sencilla y trivial, eficaz y encantadora ‘I´m a beliver’ (por cierto, el cuarteto que iba a hacer la competencia a The Beatles tomó otras de Diamond); de esta última también se apropiaron Smash Mouth para la película ‘Shrek’.

En fin, como puede verse, Neil Diamond posee una exuberante creatividad, cosa que se viene demostrando desde hace cerca de medio siglo. Puede que por aquí se le tuviera como un cantante ‘para las listas de éxitos’ (pecado muy grave en los setenta aunque no tanto hoy), pero la perspectiva que sólo el tiempo proporciona ha terminado por colocarlo en el lugar que se merece, en el de los grandes compositores de canciones. Curiosamente, autor tan prolífico sólo reconoce como influencias a The Beatles y a Elvis Presley…   

Y por si alguien duda de su ingenio y capacidad creativa, baste apuntar que ya tiene preparado otro álbum con temas nuevos, un disco que hace el número 32 de su carrera y que aparecerá en octubre del corriente 2014 con el título de ‘Melody road’. Sí, Neil Diamond es lo que se dice un auténtico creador de arte. Y así hay que reconocérselo más allá de prejuicios e ideas preconcebidas.  


CARLOS DEL RIEGO