domingo, 5 de octubre de 2014

TRES OLVIDADOS FRANCOTIRADORES DEL ROCK Algunos artistas que hicieron grandes aportaciones al devenir del rock han sido relegados, olvidados, por ejemplo Desmond Dekker, uno de los inventores del ska-reggae, el resuelto activista gay Tom Robinson, y el cantautor Steve Forbert

Desmond Dekker, uno de los inventores del ska y el reggae.
El paso del tiempo suele ir dejando en el olvido a no pocos artistas que, a pesar de dejar excelentes ideas y contribuciones, quedan finalmente sólo para los especialistas. Sí, algunos pueden tener la suerte de que sus canciones suenen en alguna película, en la sintonía de este spot publicitario o en aquella serie de televisión, con lo que tal vez tengan una segunda oportunidad. Sin embargo, la mayoría de los nombres que los años y las décadas han dejado en la sombra jamás volverán a asomarse a algo parecido a la popularidad…, aunque ésta apenas dure unos instantes. Aquí van tres casos de grandes artistas que, dotados de potentísima personalidad y talento, apenas son, en el mejor de los casos, un pálido recuerdo en un rincón de la memoria de los más iniciados: Desmond Dekker, Tom Robinson (Band) y Steve Forbert.


En Jamaica, a finales de los cincuenta y primeros sesenta del siglo pasado, la música servía para que la terrible pobreza de la población fuera un poco más llevadera. Las emisoras de radio programaban soul, blues y otros estilos negros procedentes de USA; por su parte, los jóvenes jamaicanos tomaban esos ritmos y los combinaban con el folclore local, es decir, con géneros como el calypso, el mento o incluso el merengue, dando lugar así a lo que se llamará ska. Luego, cuando los grupos tocaban en vivo, solían desacelerar el ritmo a causa del asfixiante calor, con lo que se dio origen al reggae (previo paso por lo que se conoce como rocksteady, que es lo mismo pero sin trompetas). Desmond Dekker estaba allí en aquel momento, dando forma al nuevo estilo al lado de otros nombres de leyenda, como el impagable e insuperable Laurel Aitken (‘El padrino del ska’, que era cubano y se llamaba Lorenzo) o el prolífico e inspirado Prince Buster (en realidad su apellido era Bustamante). Así, ya en 1963, Desmond Dekker publicó el seminal e irresistible ska ‘Honor your mother & father’, al que siguieron muchos otros clásicos como ‘King of ska’ (títulos imprescindibles para quien quiera descubrir cómo nacieron el ska y el reggae) o su emblemático ‘Israelites’, todo un éxito internacional que, a finales de los sesenta, se convirtió en el primer reggae que alcanzaba lo alto de las listas británicas, estadounidenses y de muchos otros países; la voz sincopada y casi entrecortada, el reconocible toque reggae de la guitarra, los coros, la repetición obsesiva de la melodía…, todo ello resulta irresistible, contagioso y muy pegadizo…, características que mantiene a pesar del medio siglo transcurrido.


A diferencia de Desmond, que estuvo en escena hasta su muerte en 2006, Tom Robinson Band tuvo mucho  menos recorrido, pues sólo se mantuvo activo tres años, del 77 al 79, días de efervescencia punk en Inglaterra, aunque lo suyo ya apuntaba a la ‘nueva ola’. Pero además de músico, Tom Robinson era un activista por los derechos de los homosexuales, todo un líder en la comunidad homo londinense, una postura verdaderamente valiente, ya que había que ser muy fuerte, estar muy convencido y tener una poderosa personalidad para proclamarse abiertamente marica, echarse a la calle y exigir la igualdad en los años setenta en la pacata y puritana Inglaterra, donde tal cosa era considerada crimen y estaba penada con la cárcel (sí, Tom los debía tener muy bien puestos). Sea como fuera, hizo mucho ruido y sin duda aceleró el cambio de pensamiento de la sociedad a la vez que facilitó el avance de los derechos de los que optaban por una sexualidad distinta. Entre las (pocas) canciones que la TRB regaló destacan la evidente ‘Glad to be gay’ o la excelente ‘2-4-6-8 Motorway’, todo un clásico de la primerísima ‘new wave’ que engancha por su melodía apasionada y su estribillo cantarín; al parecer, la cosa va de un camionero ‘gay’ e incluye otros guiños reivindicativos. Trabajó con Elton Jhon, vivió en Berlín e incluso se casó y tuvo hijos…     

      
Steve Forbert es un brillante compositor, cantante y guitarrista estadounidense al que alguna vez compararon con Dylan. Criado entre campos de maíz, tocó con grupos escolares y luego se lo montó en solitario, siempre con el country, el rock, el rythm & blues como principales directrices; se cuenta que tocaba por las noches en los garitos de su pueblo y de día conducía un camión. En su dilatada carrera (iniciada en 1978 y en la que siempre se negó a plegarse a la exigencia de la industria) ha vivido muy arriba y muy abajo, pero para la posteridad dejó un álbum de gran categoría (‘Jackrabbit Slim’, 1979) y la preciosa, la brillante melodía ‘Romeo´s tune’, una canción por la que muchos darían un brazo. Forbert explicó que ésta estaba dedicada a la desdichada Florence Ballard (de The Supremes, muerta en 1976 con 32 años), pero también a una chica de su pueblo… Lo mejor es escucharla y quedarse para siempre con una de las combinaciones de notas más inspiradas de toda la historia del rock. ¡Ay, ese piano! 

Canciones olvidadas pero inolvidables.


CARLOS DEL RIEGO