domingo, 14 de febrero de 2016

40 AÑOS DEL DEBUT DE RAMONES: EL PUNK NACIÓ EMULANDO A BEATLES Nada menos que cuarenta años han pasado desde que se publicara el primer disco de punk-rock: en febrero de 1976 los neoyorquinos The Ramones grabaron su primer álbum, que en muchos aspectos trataba de seguir los pasos de The Beatles

El aspecto de Ramones en 1976, como el de Beatles años atrás, fue imitado por otros en todos el mundo. 
Aquel contundente Lp cambió la forma de entender y acometer el rock para siempre, pero fue más allá, pues traspasó las fronteras de lo meramente musical, influyendo de modo muy significativo en muchos otros aspectos de la cultura occidental… tal y como ya habían hecho The Beatles. Cierto que la música punk tenía una prehistoria (MC 5, Stooges, New York Dolls), pero no es hasta la llegada de Ramones que este subgénero musical cobra la personalidad y carácter con que se entiende y ha sido asimilado. Y también es cierto que los de Liverpool influyeron de modo muchísimo más relevante y más duradero; por ejemplo, acaba de saberse que esta ciudad ingresa más de 100 millones de euros al año gracias al tirón que tienen sus ciudadanos más ilustres, y eso que ha pasado tanto tiempo.

En todo caso resulta muy ilustrativo comprobar cómo los ‘hermanos’ Ramone trataron de reproducir en su primer álbum algunos de los detalles, algunos de los entresijos con los que los Beatles ingeniaron su Lp de debut doce años antes. Para empezar, se ha confirmado que el nombre, Ramones, fue idea de Douglas Colvin (fanático de aquellos), y procede del seudónimo que Paul McCartney utilizaba en los primeros tiempos, cuando eran The Silver Beatles: Paul Ramon; así, Colvin pasó a ser Dee Dee Ramone, animando a los otros a hacer lo mismo. Por otro lado, los de Nueva York quisieron que la portada de su estreno a 33 rpm fuera como la del debut de los de Liverpool en USA, el ‘Meet the Beatles’, que mostraba una foto de Robert Freeman; sin embargo, los resultados no convencieron a nadie, así que usaron una instantánea que tenían de una sesión anterior, imagen absolutamente inconfundible e ilustrativa. Asimismo, los ‘inventores’ del punk grabaron las canciones de su ya cuarentón álbum en el mismo orden con que las hacían en directo y buscando el mismo sonido…, justo lo que habían hecho The Beatles en 1963. Aunque diferentes en muchos aspectos, en lo esencial tenían muchos puntos en común. 



También semejan en que cuando uno y otro cuarteto entraron en el estudio de grabación por vez primera ninguno de los ocho era lo que se dice un virtuoso; e igualmente coinciden en su querencia por las canciones cortas, directas, con estribillo sencillo y fácil de recordar, con texto simple y espontáneo…, y sin complejos a la hora de grabar canciones de otros.

No se sabe cuánto costó el primer Lp de The Beatles, pero sí que grabaron ¡diez temas en diez horas! También es conocido por todo interesado que Ramones tardaron una semana en tenerlo listo para fábrica (había que hacerlo deprisa por cuestiones económicas, pero como se ha dicho, “realmente no necesitaban más tiempo”); y les costó poco más de seis mil dólares. Sin embargo, existe una ‘pequeña’ diferencia: los elepés de los primeros son discos de oro desde hace décadas, mientras que el primero de los segundos tardó casi cuatro décadas en alcanzar esa certificación; de hecho, éstos nunca fueron grandes vendedores.

Así como The Beatles dieron forma al pop y al rock abriendo un camino que   aprovecharon todos los que llegaron después, The Ramones retorcieron aquella forma para moldear algo novedoso: sus canciones y actitudes mostraban, ante todo, mala leche, desencanto que desembocaba en posturas y gestos violentos; el sonido era mucho más agresivo, esquemático y sucio que lo hecho hasta el momento en el campo del rock; y el lenguaje utilizado evitaba la complacencia y la corrección (nadie se había atrevido a escribir versos como “atiza al niñato ruidoso con un bate de béisbol”). Eso era el punk-rock que los de Queens grabaron en febrero de 1976 (siguiendo el modelo Beatles) y presentaron en sociedad dos meses después. 

No se trata de comparar a las dos bandas ni hacer juicios de valor (los ingleses presentan muchos más méritos, es evidente, es innegable), pero parece bastante claro que ambas supusieron una convulsión en el transcurrir de la música popular. Esos grupos influyeron en el modo de entender el pop y el rock, como demuestra el hecho de que ambos son continuamente citados como referencia en cualquier lugar, en cualquier tiempo. Y ello sin contar todos los chavales que, en todo el mundo, formaron su propio grupo gracias a la magia que ellos irradiaban y contagiaban.

Sea como sea, parece lógico que la banda que marcó las pautas que escrupulosamente siguieron todos los que vinieron después (¡todos!) sirviera de inspiración para la que dio un paso más en la evolución de la música popular. Podría parecer que Paul Ramon y Dee Dee Ramone eran parientes cercanos. Al menos en lo artístico. Lástima que estos ‘hermanos’ nunca pudieron compartir escenario.           
    
CARLOS DEL RIEGO