martes, 17 de septiembre de 2013

LA ÚLTIMA BARBARIE (CONOCIDA) DE KIM JONG UN EN COREA DEL NORTE El déspota que tiraniza Corea del Norte acaba de ejecutar a una ex novia y a sus compañeros de grupo de baile. Eso es sólo una mínima muestra de lo que ocurre al norte del paralelo 38 desde hace unos 65 años, donde está instalado el absolutismo más bestial. Si alguien merece intervención armada internacional es este feroz dictador.


Sin duda, el país más retrasado económica, social y políticamente del planeta es Corea del Norte. Coto privado de caza de la dinastía Kim, la última barbaridad procedente de aquel lejano lugar ha sido ejecutar a la que fuera novia de Kim Jong Un por hacer pornografía; sin embargo, cualquiera que haya visto el vídeo que ‘demuestra’ la acusación estará de acuerdo en que es de lo más recatado y, evidentemente, nada que ver con, por ejemplo, el de la reciente actuación de Miley Cyrus. Además, también se acusó a la ex de Un de tener una Biblia, terrible delito que la convirtió en enemigo del sistema. Sea como sea, junto a ella fueron ejecutados todos los integrantes del grupo de baile de la peligrosa danzarina mientras sus familiares eran obligados a mirar; y como remate del proceso, toda esa parentela fue llevada a los campos de trabajo y reeducación tan abundantes en la Corea que está al norte del paralelo 38. De todos modos, hay que estar cercano al fanatismo más ciego (o tener menos cerebro que Dennis Rodman) para creer cualquier cosa que proclame esa especie de Paquirrín con ojos rasgados (con disculpas al hijo de la Pantoja por comparar su aspecto con el de este prehomínido). Por cierto, y dicho sea de paso, Japón ahorcó a un reo hace unos días, la sexta ejecución en lo que va de año.

Esto ha trascendido, pero es apenas una gota en el mar del estalinismo en que vive ese desdichado país, donde se repiten las prácticas más aterradoras que ya pusieran en práctica los que se disputan el Guinnes de la matanza: Hitler, Stalin y Mao. Hace unos meses un juez australiano informó a la ONU de algunas de las atrocidades que se cometen en nombre de la República Popular Democrática (¿) de Corea. Erizan el vello. Un hombre fue encarcelado en el mismo momento de su nacimiento, y cuando pudo valerse se vio obligado a subsistir comiendo ratones, lagartijas, hierba…, permitiéndosele vivir para, en cuanto tuvo uso de razón, llevarlo a que viera cómo se ejecutaba a su madre y a su hermano. Una mujer declaró entre lágrimas cómo había visto a los soldados del régimen obligar a una madre a ahogar en un caldero lleno de agua a su bebé. Una mujer fue violada hasta su muerte por confesar creencias religiosas. Un joven fue torturado y condenado a reeducación por ser sorprendido viendo una serie de televisión extranjera... Todos estos son casos concretos, con nombres, lugares y fechas concretos, pues todas esas aberraciones se suelen producir en presencia de familiares y allegados ‘para que aprendan’. Y así se podría seguir enumerando otras crudelísimas salvajadas, cotidianas en aquella república democrática (¿). Asimismo se ha constatado que todo esto no es cosa aislada, sino que se producen violaciones sistemáticas, masivas y violentas de todos los Derechos Humanos. Y ello sin mencionar la hambruna aterradora que golpea desde hace décadas a la población, un elevado porcentaje de la cual padece malnutrición severa.

Así las cosas, parecen cosa de chiste otros atentados contra la libertad, como el hecho de que esté restringido y controlado el acceso a la información, que exista la más férrea censura jamás puesta en práctica o que el 95% de los libros a que tienen acceso los norcoreanos estén firmados por los Kim. Ni que decir tiene que no hay medios de comunicación más allá de los oficiales, que hay que adorar pública y ostentosamente al omnipresente líder (una mujer afirma que sólo se quedó embarazada cuando, tras diez años casada, Un le puso una mano en el hombro), que está prohibido salir o entrar del país, que cualquiera puede ser acusado de cualquier cosa y que la justicia es un concepto desconocido.      
Dado que el pisoteo de Derechos Humanos en Corea del Norte es cotidiano, mortal, espeluznante, ¿hay motivo para un ataque por parte de USA o la Otan?, ¿no era el objetivo del ataque a Siria castigar a sus gobernantes por asesinar vilmente a miles de civiles? Pues lo que ocurrió y ocurre en Siria o en cualquier país de la conflictiva zona es una cabalgata comparado con lo que viene sucediendo en Corea del Norte desde hace…
 Como no podía ser de otro modo, los portavoces norcoreanos dicen que esto es un complot, una confabulación de todo el mundo en contra de su país y su líder…, palabrería típica de todos los tiranos, sátrapas y dictadores que en el mundo han sido sin importar ideología.
CARLOS DEL RIEGO